Homicidios, uno de los resultados de no denunciar el raterismo

La PN dice que el mayor problema del raterismo es que los afectados no denuncian.

¿Qué pasa después de que asaltan, carterean, o una persona es víctima de un robo menor y no denuncia el problema ante las autoridades competentes?

Las consecuencias pueden ser mayores de lo que se imagina, e incluyen que quienes cometen estos hechos, al no ser denunciados, siguen haciendo fechorías, o ejecuten homicidios.

El pasado 25 junio dos atracadores a bordo de una motocicleta ultimaron de varios disparos en el pecho al encargado de transportación de la Alcaldía de Santo Domingo Oeste, Carmelo Amaro Polanco, de 68 años, cuando trataba de impedir que otro hombre fuera asaltado en el sector Villa Aura en ese municipio. Dos días después, la Policía había apresado a dos jóvenes por este hecho, Ángel Gabriel Mejía Camilo, alias Junior, y Elvin Azcona Olivo, alias Quitipó, ambos de 23 años, a quienes les fueron dictados tres meses de prisión preventiva a cumplir en el centro penitenciario del kilómetro 15 de Azua, mejor conocido como la “Cárcel del 15 de Azua”.

Según una fuente policial, antes de que este lamentable suceso pasara, donde murió Amaro Polanco, quien también era vicepresidente municipal del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), los mismos acusados de matar al funcionario atracaron a una joven madre en marzo, despojándola de su cartera, cuando se dirigía, junto a su pequeña hija, hacia su trabajo, aproximadamente a las 6:30 de la mañana, en el referido municipio.

La madre procedió a poner la denuncia. Y aunque ese mismo día Mejía Camilo y Azcona Olivo fueron apresados por agentes policiales, la afectada, de quien omitimos el nombre, no quiso identificarlos por el temor de que lo supuestos asaltantes la reconocieran después si salen a las calles.

Ante la negativa de continuar el proceso, la Policía dejó libre a los detenidos, ya que como indica la ley deben ser puestos en libertad dentro de las 48 horas siguientes si no se tiene prueba contra éstos.

“Yo no fui a identificarlos porque soy un madre soltera, y no iba a ir sola, uno no puede darse a conocer así de esos delincuentes”, contó la víctima a elCaribe, al tiempo de decir que cuando sucedió el hecho no les observó del todo el rostro ya que solo entregó la cartera y no los miró. Dijo que no es la primera vez que es asaltada, en la primera ocasión fue de noche, por lo que tampoco reconoció a los delincuentes y no presentó ninguna querella. Mejía Camilo y Azcona Olivo meses después de ser dejados libres, ya que su víctima no los acusó, supuestamente mataron al empleado del ayuntamiento.

Desisten de querellas

Muchos de los que son víctima de atracos no denuncian o continúan el proceso por temor a que sus victimarios les hagan daño o por lo complicado del proceso judicial. Tal es el caso de una joven de 24 años en Sabana Perdida, Santo Domingo Norte, quien luego de ser atracada por un hombre que le quitó su cartera, simplemente lo denunció e identificó, pero no continuó con el paso siguiente. Por el hecho, sucedido en diciembre de 2017, la Policía detuvo a varios acusados, la joven estudiante dice que los oficiales fueron diligentes con su caso.

Afirmó que luego de esto decidió no continuar, aunque los oficiales le recomendaron seguir, ya que “no iba a estar dando viajes para allá, ese proceso es muy tedioso”. “Dejé eso así, yo no iba a insistir, como quiera no había pruebas suficientes” contra él, añadió. Luego, el joven fue puesto en libertad.

Mayoría dice policías no hacen caso a denuncias

En un sondeo realizado por las avenidas Duarte y México, la mayoría de los encuestados aseguran que los agentes de la Policía Nacional no prestan atención cuando una persona denuncia en un cuartel policial que fueron víctima de robo. Otros, en cambio, afirmaron que una de las posibles causas de que las personas no se querellen es por el temor de que los acusados los maten, ya que dicen son amenazados por los delincuentes.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.