Partidos van detrás de los movimientos sociales

Marcha Verde contó con una diversidad de organizaciones convocantes.
Los dirigentes políticos apoyan las manifestaciones, mientras que los movimientos sociales las crean

Podrían posicionar un tema, proponer una reforma, defender una causa en apariencia perdida o plantear una nueva estrategia para impulsar una política pública por un camino de segura aplicación. En fin, podrían ser más creativos.

Sin embargo, los partidos políticos prefieren subirse en un auto más confortable a la hora de sintonizar con la población: hacen suyas las causas que defienden los movimientos sociales y terminan ganando mayor visibilidad con un libreto que no fue escrito por ellos.

El reverso de esa historia lo protagonizan dirigentes de organizaciones de la sociedad civil que asumen con más vehemencia que sus iguales, el reclamo por un malestar social, para luego terminar ocupando una posición dentro de la futura gestión de gobierno, lo que se convierte en un plan muy atractivo si la época es preelectoral.

Aunque la Marcha Verde contó con una amplia diversidad de organizaciones convocantes, no hay duda de que Carlos Pimentel, entonces director ejecutivo de Participación Ciudadana, y Mario Serrano, exdirector del Centro Juan Montalvo, desempeñaron un papel estelar en la lucha contra la corrupción y la impunidad, así como en el reclamo de que fueran sometidos a la justicia los funcionarios y políticos vinculados al caso Odebrecht.

Eso fue en el pasado. En el presente, Pimentel es director general de Compras y Contrataciones, una dependencia del Ministerio de Hacienda que funge como órgano rector de las compras y contrataciones de bienes, servicios, obras y concesiones del Estado dominicano. Serrano ocupa la Dirección General de Ética Gubernamental del Gobierno.

El desconcierto llega a más de un ciudadano porque mientras un partido tiene vocación de ejercer el poder político, el movimiento social demanda al poder político que establezca determinados cambios en la sociedad.

Carlos Andújar Persinal, sociólogo, investigador y catedrático, sostiene que “a los partidos los unen intereses del poder político, las ideologías, los programas de gobierno y a veces, las doctrinas y los compromisos sectoriales y de clase, no necesariamente convicción e interés colectivo”.

La Marcha Verde fue apoyada por las organizaciones políticas: Partido Revolucionario Moderno, Partido Reformista Social Cristiano, Partido Alianza País, Partido Humanista Dominicano, Opción Democrática, Dominicanos por el Cambio y Frente Amplio.
Acogieron asimismo la convocatoria Alianza por la Democracia, Partido Revolucionario Socialdemócrata, Opción Democrática y el Partido Socialista Cristiano.

Andújar Persinal explica que los movimientos sociales son la expresión de un conflicto en el seno de una sociedad que se hace presente a través de la organización, demanda y manifestaciones que le acompañan en sus acciones de masa.

“Estas organizaciones sociales o movimientos no deben ser instrumentos de sus líderes, sino expresiones de la gente”, precisa el investigador en un artículo publicado sobre los movimientos sociales en el periódico digital Acento, en el año 2019.

Cree que hay que romper el cerco y entrar al terreno electoral

No obstante, Virginia Rodríguez Grullón, consultora en comunicación política y activismo, plantea que si República Dominicana quiere lograr conquistas estructurales, como un sistema de Justicia independiente o un sistema electoral equitativo e imparcial, hay que romper el cerco y entrar directamente al terreno electoral para colocar aliados en las posiciones de toma de decisión.

Entiende que las manifestaciones de los movimientos sociales deben ser complementadas “con el impulso de candidaturas y proyectos políticos ciudadanos”. Por eso trabajó en el equipo de estrategia que llevó a José Horacio Rodríguez, del partido Alianza País, a ganar la diputación en la circunscripción 1 del Distrito Nacional, en las elecciones congresuales que se efectuaron el pasado año.

Con menos suerte, Bartolomé Pujals, Jhonatan Liriano y Mario Sosa también participaron en la contienda, con la aspiración de ocupar diferentes posiciones electivas. Desde luego, ellos también apoyaron la lucha que unió bajo un mismo color a organizaciones religiosas, no gubernamentales, feministas, urbanas y campesinas, entre otras.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.