Reelección arrancó con ventajas, pero tiene muchos retos

El presidente Luís Abinader se desplaza los fines de semana a distintas provincias del país y le busca el lado a partidos.

En el ambiente hay muchos indicadores que, dada la experiencia en el país sobre la reelección presidencial, apuntan a que el proyecto de repostulación del presidente Luis Abinader para el 2024, está en marcha, pero se enfrenta a riesgos como la inflación, el impacto de la evolución de la pandemia de la covid-19 y el efecto de una posible alianza opositora, entre el PLD y la FP.

El presidente Abinader ha sido cauto al referirse al tema y ha mantenido el mismo discurso desde el inicio, que no es momento para abordar si se repostulará para el 2024. Se puede decir que Abinader gobierna con los cinco sentidos puestos en lo que quiere y piensa la gente y la propia cautela que tiene al abordar el tema, indica que está consciente de los tiempos convulsos en que gobierna.

Pero hechos como la modificación de los estatutos del Partido Revolucionario Moderno (PRM) que prohibían la repostulación, el activismo del mandatario en todo el país, la “conquistas” de dirigentes y partidos para que apoyan el PRM, son de las señales del proyecto en marcha.

A eso se suma la declaración de Milagros Ortiz Bosch sobre modificar la Constitución para reducir el porcentaje de cincuenta más uno que se requiere para ganar la Presidencia. Según la dirigente del PRM la razón es que se presta para actos de corrupción, pero la comunidad política ha interpretado que eso es parte de la estrategia reeleccionista. Abinader tiene la ventaja que el PRM, la plataforma fundamental de sustento de su proyecto electoral, luce unificado en torno a su figura, pues la otra facción importante, la que del expresidente Hipólito Mejía, se ha convertido en la de mayor activismo a favor de la reelección del gobernante.

Pero hay algunos ruidos generados por dirigentes como Guido Gómez Mazara y Ramón Alburquerque, el partido oficial ha logrado bajar la presión por los empleos en el gobierno. Este año tiene el reto de salir airoso de la elección de las autoridades, pero la modificación del mecanismo de elección de voto universal de la membresía por la convención de delegados, podría generar impasee más allá de lo deseable.

Igualmente, el gobernante exhibe buenos números en materia económica con crecimiento de 12% el 2021 y proyeccipon de 5% para el 2022. El gobernante tiene buenos niveles de aceptación de su gestión de 17 meses. 65% según Mitofsky. Abinader también ha manejado con éxito desafíos como la pandemia y la vacunación ha sido el gran logro.

Ha manejado niveles de gobernabilidad que se expresan en la convocatoria al diálogo nacional y la mesa de seguimiento para la crisis de Haití.

Hay valores intangibles de su gobierno como la transparencia, la lucha contra la corrupción y la impunidad que todavía necesitan pasar la prueba del tiempo, incluso las tentaciones que produce la reelección.

Hasta ahora, de los aspectos más valorados del gobierno es la independencia del Ministerio Público y el discurso de cero impunidad y no tolerancia a los actos de corrupción en la administración pública.

Sin embargo, ese tema necesita pasar la prueba del tiempo, pues aunque el presidente ha cancelado funcionarios de su gobierno envueltos en escándalos de corrupción, la opinión pública empieza a presionar para que sean sometidos a la justicia.

Si eso no ocurre, es obvio que el discurso de justicia independiente y cero impunidad que tanto apoyo ha generado al gobierno de Abinader, quedará cuestionado.

Inflación y una posible alianza entre FP-PLD

La inflación en el país el pasado año alcanzó 8.5%, según el Banco Central, la tercera más alta en la región. El alza de los precios del petróleo tiene en alerta los países por su impacto en la economía y los altos precios siempre son una amenaza para los gobiernos de turno, en República Dominicana y cualquier parte del mundo. De hecho, entre el 2019 y el 2021, en América Latina hubo doce elecciones, y once las perdió el partido de gobierno. La única excepción fue Nicaragua y el presidente Daniel Ortega lo logró con la mayoría de los candidatos opositores presos y la repulsa internacional a la elección. Además del tema inflacionario y el manejo que tenga el gobierno ante la evolución de la pandemia de la covid-19, habría que ponderar el efecto que podría tener una alianza entre el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y la Fuerza del Pueblo (FP). Cada vez es más notorio un discurso entre esos grupos políticos para un acercamiento de cara a las elecciones del 2024. Recientemente, ante la juramentación en el PRM de un alcalde electo en acuerdo con el PLD, el miembro del Comité Político del partido morado, Carlos Amarante Baret, dijo que la respuesta debe ser la alianza de toda la oposición para enfrentar al PRM.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.