Teorías antivacunas llegan a los templos de República Dominicana

Líderes religiosos rechazan esas corrientes. Afirman que asociar las vacunas contra la covid-19 con un chip es una idea desconectada de la verdad

“Nosotros no nos vamos a doblegar delante de la vacuna. Si hay que morir por la causa de Cristo, si hay que morir por esto, vamos a morir, pero no nos vamos a doblegar con la vacuna”, es la convicción de un pastor de una iglesia evangélica, en Herrera, provincia Santo Domingo.

Aunque esta posición no representa la generalidad de la comunidad cristiana protestante y es rechazada por líderes evangélicos, concilios y ministerios, no es menos cierto que el rechazo hacia las vacunas contra el SARS-COV-2 ha ido calando en grupos religiosos de tal manera que algunos están dispuestos a asumir cualquier costo con tal de no ser inyectados con los fármacos que se aplican contra el coronavirus.

Esta conducta también es adoptada en otras partes del mundo, ya que en torno a las vacunas contra la covid-19, gravitan distintas teorías que promueven la no aplicación de estas. Algunas parecen tener cierto asidero científico, las hay de índole religioso y otras se fundamentan en un supuesto plan conspirativo contra la humanidad.

Entre las más sonoras en países de Europa y América están las ideas de que las vacunas contra el nuevo virus provocarían una supuesta alteración genética en el ADN, que contienen células de fetos abortados o provocarían infertilidad. Todas estas han sido desmentidas por científicos.
Estos planteamientos sustentados por grupos antivacunas han tenido como vehículo difusor las redes sociales, principalmente, de ahí su rápida propagación.

En la República Dominicana, la conclusión de que se trata de un chip asociado a las profecías bíblicas del libro Apocalipsis, específicamente, a la marca del anticristo o el 666 ha convencido a algunos. Sin embargo, versados en temas de escatología cristiana consultados desmontan estas creencias a la luz de las “Sagradas Escrituras”, y atribuyen estas ideas al desconocimiento de los textos bíblicos junto a la incertidumbre que ha sembrado la pandemia.

No obstante, hay cristianos, como Juan José Rodríguez, pastor de la iglesia Camino de Santidad, en el sector Herrera del municipio Santo Domingo Oeste, que relacionan la aplicación de las vacunas con acontecimientos de “los últimos tiempos” que narra la Biblia, por lo que se mantiene firme en la postura de no inmunizarse con los fármacos que se aplican contra la nueva enfermedad.

“Yo no me la pienso poner, ni mi congregación tampoco, por esos mecanismos que estamos viendo. No es que uno no respete las leyes terrenales, sino es que hay algo ahí que no está bien y por eso es por lo que nosotros no nos ponemos la vacuna, porque creemos que hay algo extraño ahí”, expresa.
El hecho de que en el país se debata si debiera ser obligatorio o no vacunarse contra la covid-19 o que algunos particulares hayan tomado ciertas medidas contra los que no se vacunen alimentan los argumentos de Rodríguez.
“Porque si nos ponemos a analizar, en ningún tiempo se había visto que es obligatorio, como que usted no pueda viajar en un autobús”, resalta.

Recientemente, la Confederación Nacional de Organizaciones de Transporte (Conatra) informó que, a partir de la segunda semana de junio, ningún pasajero en las rutas de transporte interurbano de la entidad podrá usar los servicios de las unidades vehiculares, si no presenta la tarjeta de vacunación contra la covid-19

De igual modo, desde el primero de junio ningún chofer que maneje las unidades vehiculares del transporte urbano e interurbano afiliadas a Conatra podrá laborar si no presenta la tarjeta de vacunación contra el covid-19.

“Entonces, creo que si Dios me ha librado a mí y a mi congregación de este virus, él nos va a seguir librando”, sostiene el pastor que dirige una congregación de unos 17 miembros.

“Como dijeron Sadrac, Mesac y Abed-nego: nos libre Dios o no nos libre, como quiera le vamos a seguir siendo fiel”, dice, aludiendo al texto bíblico Daniel 3-16, que narra la historia de tres jóvenes judíos que fueron echados a un horno de fuego por no postrarse ante una estatua levantada por el rey Nabucodonosor y que, según las escrituras, fueron librados por su Dios.

El predicador afirma en conversación con elCaribe: “Nosotros no nos vamos a doblegar delante de la vacuna. Si hay que morir por causa de Cristo y si hay que morir por esto, vamos a morir, pero no nos vamos a doblegar con la vacuna”.
“No creo que sea el chip. Todavía no es el chip, pero es la plataforma que le están creando al anticristo para el futuro. Registra la Biblia que llegará el momento que van a poner un chip que tú no podrás comprar, vender ni hacer nada. Usted va a un lugar y si usted no tiene la tarjeta no lo van a dejar a entrar, pero cuando venga esa marca 666 tampoco lo van a dejar entrar a ningún lado”, explica.

Codue dice es una actitud irresponsable.

Desde la óptica del presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue) llevar una campaña contraria a la jornada de vacunación que se desarrolla en el país es una irresponsabilidad de cualquier líder religioso. Aclara que cualquier comportamiento distinto se considera un caso atípico dentro de la comunidad evangélica.

“Nosotros como Codue nunca hemos hablado en contra de la vacunación, sino que queremos que cada líder tenga la responsabilidad religiosa y social de invitar a feligresía de manera voluntaria a acudir a un centro de vacunación, porque es un compromiso que tenemos con nuestro país y familia”, destaca Feliciano Lacen.

Asimismo, precisa que la comunidad evangélica, en general, ha sido respetuosa de los protocolos como el distanciamiento físico, uso de mascarilla y todas las medidas que contribuyen a la disminución del virus.

30 iglesias operan como puntos de vacunación
Como parte del compromiso social del que habla, mencionó que unas 30 iglesias en la República Dominicana están funcionando como centros de vacunación.

“La mayoría de los lideres responsables del país estamos conscientes de que se necesita la vacunación”, puntualiza.
De su lado, el pastor evangélico Ezequiel Molina Sánchez (hijo), reconoce que alrededor de la vacunación se tejen teorías vinculadas con las profecías bíblicas. No obstante, puntualizó que no es el sentir de la mayoría de los cristianos.
Recordó que en febrero de este año la comunidad cristiana protestante nacional, a través de un comunicado, ofreció su apoyo al Plan Nacional de Vacunación contra el coronavirus.
El referido documento fue firmado por al menos 27 entidades, entre ellas el Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue), Universidad Evangélica Nacional (Unev), Consejo Nacional de Confraternidades (Conacope) y la Confraternidad Evangélica Dominicana (Conedo).

“Reconocemos que sobre todo en las redes sociales hay muchas informaciones y opiniones desconectadas de la verdad. Por ejemplo: temas tan importantes para nosotros como los escatológicos que tienen que ver con el anticristo, con lo que dice la Biblia, se han manipulado diciendo cosas bien extrañas sin ningún tipo de asidero bíblico”, sostiene.

Algunos buscan ridiculizar la Iglesia de Cristo

Molina Sánchez, pastor y fundador de la iglesia Mahanaim, en Santo Domingo, La Romana e Higüey, considera que quienes propagan las teorías antivacunas amparadas en la Biblia se dividen en dos grupos: los desconocedores de las sagradas escrituras y los mal intencionados que buscan empañar la imagen y credibilidad de los cristianos.

“Hay mucha gente que quiere hacer parecer a la Iglesia como ridícula, atrasada, desfasada, de que los cristianos somos ignorantes, que no tenemos capacidad de pensar, y ese tipo de gente estimula eso para ridiculizarnos”, dice.

¿En que se relacionan las vacunas con el 666?

Los pastores Lacen y Molina Sánchez coinciden en que no hay evidencias ni una base bíblica que avalen las referidas teorías que consideran son el producto de la desinformación y un vago conocimiento de los textos sagrados.

Coinciden en que la marca del 666 que, según la profecía bíblica, sería colocada en la mano derecha y en la frente para el establecimiento del gobierno del anticristo, será un acontecimiento que tendrá lugar después del “rapto” de la Iglesia.

“Él que lo vincula es porque no tiene conocimiento acabado de lo que dice la Biblia, porque la Biblia testifica que eso vendrá cuando la Iglesia ya no esté en la tierra y además habla de un sello 666 que será puesto en la frente. Es desconocimiento. No sé de dónde sacan esa teoría”, explica Lacen al tiempo que llama a la población a acudir de manera voluntaria a los centros de vacunación.

Entre las profecías del fin de los tiempos, la Biblia alude al establecimiento de un gobierno mundial, que tendrá el control de la humanidad y condicionará la fe y la voluntad de la gente y para ello establecerá una identificación que es la marca que se declara como el 666.

“Eso viene, pero no creemos que venga en secreto, eso se va a establecer para la gente que se quede cuando la Iglesia sea raptada por parte de Jesucristo. Además, en el caso de los cristianos evangélicos, nosotros no creemos que la Iglesia se enfrentará al anticristo. Creemos que la Iglesia no debe tener ningún temor al respecto”, sostiene Molina Sánchez.

No obstante, su padre, Ezequiel Molina Rosario, presidente del ministerio “La Batalla de la Fe”, tiene una opinión muy particular sobre el tema. Recientemente escribió en su cuenta de Twitter: “En el uso de las pocas libertades que disfrutamos, quisiera responder algunas preguntas: ¿Es la vacuna el sello de la bestia? No lo creo. ¿Es la vacuna un ensayo para los planes del anticristo? Sí lo creo. ¿Debe el Gobierno obligar a vacunarse? No lo creo.”

“El que no se vacuna comete el pecado”

Las ideas antivacunas cobran fuerza en el país y preocupan a las autoridades. El propio presidente de la República al encabezar una jornada de vacunación masiva en las provincias de mayor contagio sorprendió a muchos con el mensaje “Yo soy católico creyente, cristiano, y el que no se vacuna es el que comete un pecado, no el que se vacuna”. Además, sostuvo que “no hay ninguna razón dentro de la iglesia evangélica o católica para no vacunarse”.

Previamente, la primera dama, Raquel Arbaje, a modo de motivar al pueblo a vacunarse, dijo “No hay chip, no hay imán. Son vacunas como las que nos pusieron cuando el polio”.

El rol de las redes sociales en la difusión de teorías

Al ser consultada al respecto, la socióloga Elsa Alcántara explicó que el hecho de que las redes sociales estén al alcance de todos ha permitido que muchas personas externen opiniones que no tienen fundamento lógico ni científico. Aunque destaca la importancia de la democratización de la comunicación y el papel que juegan estas plataformas, considera que no todo el que lee, escribe o tiene un celular inteligente para reenviar mensajes tiene criterios para filtrar la información. “Son argumentos tan de la Edad Media, tan precientíficos. Esta situación conlleva a que la gente con limitado nivel de alfabetización y pocas lecturas recurra al argumento de que los libros religiosos son libros científicos”, sostiene Alcántara, docente de Ciencias Sociales y Humanidades del Instituto Tecnológico de Santo Domingo. Dijo que le consta que hay personas con posturas antivacunas en las iglesias. Conoce el caso de dos domésticas que se niegan a vacunarse, cuyo oficio es cuidar a adultos mayores. Una de estas fue despedida por negarse a inocularse contra la covid-19.

Ozoria llama a rechazar ideas conspirativas

El arzobispo metropolitano monseñor Francisco Ozoria Acosta, hizo un nuevo llamado a la feligresía católica de la Arquidiócesis de Santo Domingo y a la ciudadanía en general para que acudan a vacunarse contra el coronavirus.

Pidió a los fieles católicos y al pueblo en general que rechacen las informaciones falsas de que las vacunas hacen daño. “La consecuencia es que los que están hospitalizados con graves afecciones son los que no se han puesto la vacuna”, insistió Ozoria durante su participación en el programa “Pastores con olor a oveja”, que se transmite por el canal católico Televida.

Según el arzobispo, los afectados que ya estaban vacunados, aunque se les detectó el virus, no han sufrido gravedad y casi todos han tenido solo síntomas leves, de acuerdo con las informaciones que le han suministrado de algunas clínicas y hospitales.

Pidió al Gobierno realizar los esfuerzos necesarios para que las vacunas puedan estar al alcance de la mayor parte de la población y que no se postergue la inmunización en los grandes barrios marginados y los bolsones de miseria, donde la gente tiene menos posibilidades de higiene y distanciamiento social.
“Es un deber ciudadano cuidarse y cuidar a los demás”, reclamó el arzobispo, tras señalar que la mayoría de las personas que están viviendo crisis de salud por el coronavirus y se hallan graves en los hospitales, no se habían vacunado. “Tal vez por descuido o por llevarse de rumores y teorías conspirativas que deben ser rechazadas por toda conciencia cristiana y responsablemente formada”, dice.

Recordó que la humanidad entera esperaba una vacuna para enfrentar esta terrible pandemia y que ahora cuando se ha obtenido, después de grandes investigaciones científicas y costosas pruebas de laboratorios, vienen algunos a decir boberías y mentiras contra la vacuna.

“El mundo entero esperaba con ansias esta vacuna para inmunizar a la gente contra este terrible coronavirus, y no es justo que se esté creando tanta confusión con teorías conspiratorias” de quienes se oponen a la vacunación para frenar el avance de la pandemia.

Precisó que la iglesia, especialmente la Arquidiócesis de Santo Domingo, ha venido exhortando y motivando a todos los feligreses y a la ciudadanía en general para que se vacunen. Consideró que la población ha estado respondiendo al llamado al darse cuenta de que la vacuna es un medio preventivo, responsable y eficiente para evitar la propagación de la pandemia.

Dijo que la Arquidiócesis de Santo Domingo trabaja permanentemente por la salud de la población, y que varias parroquias y centros católicos funcionan como puntos de vacunación.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.