La JCE históricamente ha tenido crisis crédito: ¿cómo se ha resuelto?

Los miembros de la JCE advirtieron que no renunciarán y que solo dejarán sus cargos con un juicio político en la Cámara de Diputados.
Renuncias y comisiones de notables han sido las salidas históricas, pero ahora no se advierte solución

El país ha respondido de distintas maneras a las constantes crisis por falta de credibilidad y confianza en la Junta Central Electoral (JCE) que se han registrado en 42 años de historia democrática contados a partir del 1978. Integración de comisiones de notables, ampliación del órgano, renuncia del presidente o cambio total de todos sus integrantes, son parte de las salidas por las que se han optado. Sin embargo, ahora no hay una solución de ese tipo a la vista a la crisis en que se ha sumergido el país desde la suspensión de las elecciones el 16 de febrero.

El tiempo, dos semanas para las elecciones municipales del 15 de marzo y menos de tres meses para las presidenciales y congresuales, la decisión de los jueces de la JCE de permanecer en el cargo y la observación de líderes políticos de que la renuncia de los miembros sería una medicina peor que la enfermedad, generan una especie de tranque para la confianza en los resultados de las elecciones que debería tener la población que no ha dejado de protestar contra los miembros del órgano electoral desde que se suspendieron los comicios.

Una variable distinta a lo que históricamente se había producido en torno a la credibilidad y desconfianza en el árbitro electoral, es la cercanía de las elecciones, históricamente los cuestionamientos llegan con mucha antelación a los comicios y las grandes crisis son tras el resultado de las votaciones.

Los partidos de oposición, sectores como la iglesia católica, el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) y Participación Ciudadana, han llamado a un diálogo para enfrentar la crisis, sin embargo, desde el Gobierno se han limitado a expresar que apoyan todas las iniciativas que den paz al país, pero la principal insistencia de sus voceros es que se debe ir a las votaciones extraordinarias convocadas para el 15 de marzo y cuando los partidos de oposición hacen exigencias como transparencia y equidad la respuesta de los dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) es que tienen temor a que les cuenten los votos.

Mientras la comunidad política y social organizada, habla de un pacto para superar el impase, la Plaza de la Bandera se ha convertido en un centro de protestas cada vez más potentes en contra de la JCE con la exigencia de un proceso electoral transparente.

Aunque los problemas de la credibilidad de la JCE iniciaron con el resultado de las primarias del 6 de octubre del 2019 que terminaron dividiendo al PLD y el rechazo a los resultados del expresidente Leonel Fernández que emitió fuertes críticas contra el uso del voto electrónico por considerar que la JCE no tomó medidas de seguridad ante la vulnerabilidad de ese método de votación, los cierto es que el órgano electoral quedó mal parado por su defensa férrea a utilizar el voto automatizado que ha sido descartado en la mayoría de los países.

Las crisis de la JCE y las soluciones

2016, críticas y cambio de JCE. Ese año el resultado de las elecciones fuertemente cuestionado por los partidos de oposición por el uso de los escáneres para el conteo de los votos. Esa situación generó una gran presión al PLD y al gobierno para que quitara a todos los integrantes de la JCE incluido su presidente, Roberto Rosario.

El Senado optó por cambiar cuatro de los miembros en noviembre de ese mismo año. El informe de la Dirección de Informática, que hasta hace poco dirigió Miguel Angol García, estableció que el 70% de los equipos funcionó adecuadamente, pero a pesar de eso la JCE descartó su uso por los cuestionamientos.

2002 críticas y renuncia. En el 2002, el Senado en control del PRD, en ese momento, ratificó a Ramón Manuel Morel Cerda como presidente de la JCE a pesar de que venía con fuertes cuestionamientos por su elección en el 1998. En el 2003 Morel Cerda se vio obligado a renunciar por las presiones. La solución a la crisis conllevó varios cambios, el más significativo fue la división en dos cámaras, una administrativa y otra contenciosa, producto de un consenso entre los partidos con Núñez Collado como mediador. Quedó conformado por Luis Arias presidente del pleno de la JCE, mientras que la Cámara Administrativa quedó bajo el mando de Nelson Gómez y la Contenciosa de Salvador Ramos.

La JCE de consenso del 1994/1996. Para resolver la crisis del 1994 fue necesario un acuerdo entre los partidos políticos denominado “Pacto por la Democracia” que tuvo como mediador a Monseñor Agripino Núñez Collado que incluyó una reforma constitucional y una reforma a la ley electoral. La elección de los miembros de la JCE se hizo con el consenso de todos los partidos y quedó presidida por César Estrella Sadhalá y miembros Juan Sully Bonelly, Luis Mora Guzmán, Rafael Vallejo Santelises y Aura Celeste Fernández. Los miembros suplentes fueron, Jorge Subero Isa, Luis Arias, Margarita Gil, Rafael Cáceres Rodríguez y Francisco Díaz.

1986-1990. La crisis de confianza que afectó la JCE tuvo como resultado una crisis luego de las elecciones del 1990 cuando el PLD y Juan Bosch denunciaron un “fraude colosal” que obligó a cambiar los miembros.

Por crisis de 1990 cambiaron miembros

1990-1992. Producto de la crisis que se arrastró desde el 1990, con la mediación de monseñor Agripino Núñez Collado los partidos mayoritarios, PLD, PRD y PRSC, iniciaron un diálogo en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra que incluyó la escogencia de nuevos miembros de la JCE y la modificación a la ley electoral que entre otros cambios dispuso aumentar de tres a cinco los miembros de la JCE. El organismo quedó conformado por Manuel Ramón García Lizardo, presidente, y los miembros fueron Pompilio Bonilla Cuevas, Fulgencio Robles López, José Enrique Almánzar y Luis Dhimes. Las elecciones del 1994 fueron cuestionadas y generaron una crisis política que puso al país al borde de una guerra civil. En esa ocasión hubo una fuerte influencia de la embajada de los Estados Unidos en el proceso electoral y fuertes críticas hacia los integrantes de la JCE.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4