PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

La Vega. La crecida del río Camú provocó la destrucción del puente en Bayacanes, provincia de La Vega y dejó varias comunidades aisladas.

Los daños provocados a la pasarela, ha dificultado el tránsito vehicular y provocado que queden en total aislamiento los conductores que viajan desdel municipio de Jarabacoa a La Vega y viceversa, usando como atajo la comunidad de Ático.

El puente ,construido en forma de badén, no resiste las constantes crecidas del río, que arrastra gran cantidad de escombros.

Ante esa situación, los afectados demandan de las autoridades del gobierno central, ir a evaluar el lugar a fines de levantar una estructura resistente.


eclaman un puente de calidad

Demandan un puente de calidad, que soporte el peso de los vehículos pesados, y el cauce del río Camú, que además de provocar inconvenientes y pérdidas económicas a las empresas y ciudadanos que transitan por la zona, ha provocado interrupción en la docencia. Para atravesar las comunidades a pie o en motores, improvisaron una pasarela de madera.

Angélica Capellán, una comunitaria de Bayacanes, explicó que tras el húracan Fiona dejar el puente destruido, cuando hay pronósticos de lluvia los padres se niegan a mandar los niños a la escuela de Ático, ante el peligro que representa la situación.

En tanto que Fausto Rodríguez dijo que las autoridades llevan años desperdiciando recursos económicos, cuando tienen la posibilidad de construir una obra que valga la pena y contribuya al desarrollo de esa productiva área.

“Muchas veces vamos a La Vega, y nos evitamos hasta 45 minutos de tiempo, pero ahora con este desastre, nos exponemos al caos en el tránsito, un gasto adicional en el combustible y más tiempo para cumplir la ruta” dijo un vendedor afectado.

En horas en que las aguas lucen calmadas, los motoristas se las ingenian para atravesar el puente construido en madera, pero conscientes de que en cualquier momento tendrán que buscar alternativas.

Posted in Región Norte
agency orquidea

Más contenido por Nuris Estévez