PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Santiago. Una gran cantidad de consumidores de drogas, a los que muchos llaman “piperos” y que hacen vida en el entorno de los barrios cercanos al Palacio de Justicia de Santiago, poco a poco se convierten en un problema de seguridad ciudadana.

Desde robos, atracos, sacar basura de los zafacones y tirarla, hasta hacer sus necesidades fisiológica en las calles, está en el diario vivir de estas personas en sectores como los ensanches Román y Bermúdez, entre otros barrios de la zona.

El motoconchista Antonio Fernández asegura que en esa zona se han registrado atracos a plena luz del día. “Recientemente asaltaron un camión de refrescos a las doce del mediodía. Usted sabe que eso no lo hace una persona de trabajo. Son delincuentes que muchas veces llegan desde Santo Domingo y de otros puntos de la región y del país y se dedican a delinquir”, apuntó Fernández a elCaribe.

En peligro

Una situación similar también se vive en el sector Gurabito, donde según representantes de organizaciones comunitarias, personas que habitualmente consumen drogas, se dan a la tarea de atracar a los ciudadanos cuando salen a trabajar. Los residentes en la zona dicen que los llamados piperos también rebuscan y lanzan la basura a las calles. La semana pasada fue atracado el vigilante Jonathan Frías Rodríguez, a quien despojaron de su mochila y sus documentos. Rodríguez narra que los individuos salieron de forma sorpresiva y le sacaron un arma de fuego.

Los residentes de la zona y los que desplazarse por sus vías para llegar a su destino reclaman que el lugar sea más vigilado, ya que los robos y atracos se cometen a cualquier hora del día o la noche y que e las autoridades incrementen el patrullaje. También exhortan a la gente del lugar y a los visitantes a tomar precauciones.

Rescate de zona ha mejorado entorno

Anteriormente los consumidores de drogas se concentraban mayormente en la ribera del río Yaque del Norte, donde improvisaban viviendas de cartón. Luego de las intervenciones hecha por el Ayuntamiento, con la ciclovía y el incremento del tránsito hacía el sector la Otra Banda la situación se ha controlado, pero el peligro generado por este mal aún no desaparece.

Posted in Región Norte
agency orquidea

Más contenido por Miguel Ponce