La vida de Doña Raysa vale más que un millón de pesos

La familia de Doña Raysa Morel ha tenido que realizar grandes sacrificios para costear el costoso tratamiento para el cáncer de mama que padece.

La cobertura de un millón de pesos por año por cada enfermedad catastrófica que padezca un afiliado del Plan Básico de Salud se ha convertido en una barrera de acceso para quienes son diagnosticados con una de estas patologías.

Y es que, sin importar la clase social, el monto resulta insuficiente para costear el tratamiento, pues en el caso específico del cáncer, el cual lleva un ciclo mínimo de cinco a seis meses de quimioterapia, radioterapia o una combinación de los tres, está valorada entre 1.5 y dos millones de pesos, según estimaciones del director del Instituto Oncológico Dr. Heriberto Pieter, José Ramírez.

Esto es justamente lo que le ha sucedido a la señora Raysa del Rosario Morel, quien en enero de 2018 fue diagnosticada con uno de los tipos de cáncer más agresivos: el cáncer de mama triple negativo, llevando a su familia a hacer grandes sacrificios para poder encarar la enfermedad.

Según sus estimaciones, a la fecha, han incurrido en gastos que superan RD$1 millón 600 mil, sin contar con los medicamentos ambulatorios, citas médicas, cambios de alimentación y transporte a clínicas y hospitales.

“Mami es dulce, amorosa y creyente. A la vez, ella también es fuerte, valiente y resiliente. No reconozco a nadie más fuerte que ella. Desde el inicio del proceso ha pasado por tres cirugías, una mastectomía doble, 16 quimioterapias, 6 meses de quimioterapia en pastilla, 36 sesiones de radioterapia y 2 biopsias de pulmón”, narra su hijo, Miguel Alejandro Martínez, quien deplora las trabas de la Seguridad Social. “No importa que tengas seguro o no. Aunque te pases la vida pagando un seguro, como mami, hay infinitas situaciones en donde te quedas totalmente desprotegido”.

En junio de este año, los resultados de los chequeos de control arrojaron que el cáncer había avanzado y doña Raysa ahora tiene metástasis en el pulmón.

“Para lograr este diagnóstico se tuvieron que realizar distintos exámenes, algunos muy costosos. Entre ellos un PET Scan, sin cobertura en el seguro, dos biopsias de pulmón con indicaciones de ser enviadas al exterior para diagnósticos más precisos. Todo esto costeado también por nuestra familia y colaboraciones de cercanos”, explica a elCaribe el joven ingeniero.

Indica que a pesar de tratar de bajar los costos, sin reducir la calidad de las atenciones, como familia no cuentan con los recursos para cubrir todos los gastos que el nuevo tratamiento exige.

“Los protocolos médicos para el nuevo diagnóstico indican que el tratamiento es el siguiente: quimioterapia Abraxane que tiene un costo de 3,000 dólares aproximado cada semana, y aunque mami finalmente logró entrar en el seguro universal básico en febrero de 2019, este tiene un tope de RD$ 1 millón de pesos dominicanos al año, por lo que ya llegamos a su tope. Además de esto, mi madre, al tener la fortuna de contar con la proteína PD L1 puede recibir un tratamiento especial llamado Tecentriq que no es cubierto por ningún seguro y la aplicación necesaria tiene un costo de 8,000 dólares aproximado cada quincena”.

Frente a este panorama, la familia dice que ya no hay de dónde tirar, pues el Programa de Medicamentos de Alto Costo les rechazó en un primer momento la cobertura del medicamento, argumentando que el mismo es cubierto por el Seguro, “pero resulta que el seguro llegó a su tope, pues en febrero del año 2020 es que se renueva”, dice.

Para añadir más dolor a la situación, Miguel recuerda con amargura que su padre falleció hace diez años, víctima de cáncer (linfoma no hodking) y aunque contaba con Seguridad Social no recibió atenciones de calidad que pudieron haberle salvado la vida.

“Estamos conscientes que ésta no es sólo nuestra realidad, sino la de muchas familias dominicanas a quienes el Estado y el sistema de Seguridad Social les niegan diariamente sus derechos”, dijo Martínez, quien detalló que se han visto obligados a hacer una campaña de crowdfunding por internet, para no solo conseguir los fondos del tratamiento de su madre, sino también para hacer incidencia sobre la urgencia de transformar el sistema de salud y seguridad social, a fin de que responda y garantice los plenos derechos “de nuestras madres, padres, abuelas, tías, hijos, y amigos”.

Cualquier persona que desee realizar algún aporte a partir de 5 dólares puede ingresar a la dirección:

https://fundrazr.com/b1aUV4?ref=ab_08cPWd_ab_1nTxOrjh88k1nTxOrjh88k También en la cuenta del Banco Popular: 713089506, a nombre de Raysa Morel.

Préstamos, venta de artículos y crowdfunding

Pese a tener que incurrir en varios préstamos en los últimos dos años, Miguel Alejandro muestra con su determinación que no hay ánimo de rendirse. La familia tiene pensado vender unos bolsos de tela a mil pesos cada uno con la inscripción “mividanovaleunmillón” que es el tope de la seguridad básica en el país y “elniagaraenbicicleta” haciendo alusión a la canción de Juan Luis Guerra que retrata el injusto sistema sanitario del país. “150 artículos vendidos de estos a 1,000 pesos equivalen casi a una quimio”, explica.

Piden que tope cobertura alto costo sea aumentado

Agrega que después de la presión que se ha generado en las redes sociales, en Salud Pública están tratando de reabrir el expediente para ver si le conceden el medicamento. “Esta quimioterapia, medicamentos de Altos Costos no la cubre porque se supone que es cubierta por el seguro. Pero el seguro tiene un tope y los 150,000 semanal que cuesta el medicamento se agota con rapidez. Por esto, una de nuestras intenciones es poder incidir a que se aumente el tope para enfermedades catastróficas”, dice Miguel Alejandro.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.