PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El Merengue, a golpe de clave y gritos de esperanza

Son varios los intentos que de un tiempo a esta parte han hecho diversos sectores ligados al mundo del espectáculo con la finalidad de aupar el género musical del merengue, acervo cultural marca-país.A pesar de los ingentes esfuerzos…

Son varios los intentos que de un tiempo a esta parte han hecho diversos sectores ligados al mundo del espectáculo con la finalidad de aupar el género musical del merengue, acervo cultural marca-país.

A pesar de los ingentes esfuerzos de empresarios artísticos, merengueros, empresas patrocinadoras y autoridades gubernamentales, el ritmo nacional parece estar sumido en un letargo,  atrapado e ignorado por el gusto de la gente.

Algunos merengueros no han querido reconocer la realidad del caso, mientras que otros no la aceptan públicamente. Sin embargo, es innegable la evidente crisis por la que atraviesa el ritmo dominicano de un tiempo a esta parte.

Por más que se monten eventos, como “El Festival del Merengue”,  “El Megamerengue Word Tour”,  “El Latin Music Tour”, entre otros shows, desde el año 2007, el género de la güira y la tambora no ha logrado conectar con la gran masa que, por última vez, tarareó “Perro ajeno”, compuesto por Ramón Orlando e interpretado por Rubby Pérez.

Algunos intérpretes, sin embargo, no se dan por vencidos, y han elevado juntos “gritos de esperanza”, cuyas voces han llegado hasta los oídos del Presidente de la República Danilo Medina.

Se recuerda, que a principios del mes de julio del presente año varios artistas giraron una visita a Medina, con quien trataron sobre el merengue y su preservación y difusión como factor de trascendencia cultural que constituye una marca-país.

Para entonces, el Jefe de Estado recibió en su despacho del Palacio Nacional a los merengueros Johnny Ventura, Kinito Méndez, Rafa Rosario, Héctor Acosta (El Torito), Juan de Dios (Jandy) Ventura, Roberto del Castillo y la cantante Maridalia Hernández. Otro gran intento, en este caso para la unidad y proyección del ritmo, fue la convocatoria  que hizo el merenguero Héctor Acosta, cuando el 23 de junio del pasado año, en un encuentro de algunos merengueros, se dilucidaron varios puntos, aunque  sin ningún resultado. “El Torito”, de quien fue la iniciativa, hizo un llamado para el segundo “Encuentro de Merengueros”, pero esta vez a puerta cerrada. Éste nunca se dio. Eventos como: “El festival del merengue”, auspiciado por el Ministerio de Cultura, y que se celebra en julio de cada año; “El Megamerengue Word Tour”, montado por el empresario y productor artístico Luis Medrano, que se lleva a cabo en los diferentes polos turísticos del país, y “El Latin Music Tour”, realizado por la empresa Quepe Tour, cuya actividad se desarrolla los veranos de cada año en un resort de la turística región Este,  son ingentes esfuerzos que mantienen vigente el ritmo nacional.
La Ley de Música, proyecto nacional de música propuesto por el cantautor Manuel Jiménez, prevé, entre otras cosas, que un 50 % de la música que difundan las emisoras sea dominicana. Este es otro de los esfuerzos para enrumbar el género hacia la dirección del gusto popular.

“Es un motivo de regocijo para nosotros los merengueros. Es la música representativa que ahora tiene ribetes de connotación oficial, pero falta que el Poder Ejecutivo, así como hizo con el cine, apruebe la Ley del Merengue”, dijo el merenguero José Virgilio Peña Suazo con relación al anteproyecto de Ley de Música.

“Este proyecto debió ser aprobado hace tiempo, pues el merengue es nuestra música y es un ritmo al que tenemos que agradecerle demasiado. Donde quiera que se dice República Dominicana es lo mismo que decir la ‘tierra del merengue’. Yo diría que aún faltan muchos  reconocimientos para nuestro ritmo. El gobierno tiene que dar muchos pasos a favor del merengue, como la aprobación de la “Ley de Música”, dijo Kinito Méndez.

En marzo del presente año, el Congreso aprobó un proyecto de ley que declara al merengue como “Patrimonio Cultural de la República Dominicana”.  Parece, que más que leyes y aprobación de proyectos, los merengueros necesitan producir música que conecte con la gente, y así recuperar el terreno perdido.

Posted in Sin categoría
agency orquidea