Los animales, buenos aliados para tratar enfermedades

1748
Durante la terapia asistida, las actividades que se realizan van desde ejercicios terapéuticos a juego o esparcimiento con el animal.
Las terapias con animales ayudan en el tratamiento de padecimientos físicos y emocionales

Una buena compañía y las muestras de afectos son consideradas “medicinas para el alma”; sin embargo, éstas no siempre llegan del prójimo, sino, muchas veces, a través de los animales. La relación con los animales tiene un impacto positivo en la salud física y mental de las personas, ya que, por ejemplo, ayuda a las personas a superar la sensación de miedo o tristeza, a reforzar el autoestima, enseñar habilidades de socialización, optimizar el estado de ánimo, aumentar la capacidad de concentración, trabajar la empatía, mejorar la memoria, producir emociones positivas, reforzar la capacidad cognitiva, entre otros, explica Nadia Coradín, psicóloga clínica infanto-juvenil, experta en intervenciones asistidas con animales del Centro Vida y Familia.

Es por ello que desde hace unos años se vienen implementado las terapias asistidas con animales para tratar los casos de enfermedades de cualquier tipo, sobre todo en los niños y personas de la tercera edad.

“En la terapia asistida con animales o Zooterapia se utiliza un animal entrenado, para lograr los objetivos terapéuticos establecidos. Con esta intervención se busca mejorar el funcionamiento del paciente, ya sea emocional, social, y/o cognitivo”, dice la especialista.

Entre los animales más utilizados se encuentran los perros y los caballos, pero también han sido partícipes otros, como los delfines. Coradín sostiene que lo recomendable es que sean animales entrenados y que tengan habilidades adecuadas de socialización y cooperación.

Por ejemplo, un perro que se altera al ser tocado por personas no es recomendable para este tipo de terapia, a menos que sea trabajado previamente por un entrenador y que éste le dé el visto bueno para participar en la terapia.

Nadia Coradín, psicóloga experta en Intervenciones asistidas con animales.

“Este tipo de terapia es recomendada para personas con discapacidad, con problemas de autoestima, niños con el Trastorno del Espectro Autista y Síndrome de Down, asimismo se puede utilizar para trabajar con personas que abusan de sustancias adictivas, que tengan dificultades de aprendizaje, depresión, entre otras condiciones”, dice la experta.

Coradín manifiesta que este tipo de terapias se debe de realizar con un personal altamente capacitado. Es decir, que la persona que realice este trabajo debe estar certificada, y el animal debe ser debidamente entrenado. A esto se le añade el hecho de que el animal elegido para intervenir en las sesiones terapéuticas debe contar con las características adecuadas para participar, y es vital que si se va a utilizar esta intervención sea con un propósito específico y con objetivos a trabajar que puedan beneficiar realmente al paciente.

Otros beneficios

Asimismo, otros de los beneficios que se obtienen con la intervención de este tipo de terapia son:

•Entretenimiento: la presencia de los animales sirve de distracción y entretenimiento, incluso, para las personas a las que no les gustan. La influencia positiva de los animales en instituciones como asilos, centros de salud mental, etc, se ha demostrado a través de estudios.

•Socialización: la asistencia de los animales en las instituciones ayuda a que las personas se muestren alegres, sociables, a que disminuyan la ansiedad, el estrés y se produzca una mejora en el estado de ánimo.

•Estímulo mental: además, la visita de los animales incrementa la comunicación entre los pacientes, aumenta la distracción y la sensación de alegría, lo que influye en la disminución de la sensación de aislamiento de los enfermos.

•Contacto físico: el contacto físico es imprescindible para un correcto y sano desarrollo tanto físico como psicológico. Hay personas, con problemas de salud, a las que no les gusta el contacto con otras, no obstante, admiten, sin dudarlo, que sí les agrada el apoyo de un gato o un perro. El apoyo de los animales de terapia, igualmente, es ideal para personas que han sufrido abusos físicos o sexuales, cuya situación los lleva a rechazar la interacción con otras personas.

• Ventajas fisiológicos: la relajación que produce la relación con los animales ayuda a disminuir la presión arterial e incluso a la recuperación de enfermedades del corazón.

Terapia realizada con perros

Los perros son los animales más empleados en las terapias asistidas con animales. Según varias investigaciones, ayudan a mejorar la salud y el bienestar de los pacientes. Este tipo de terapias se basa en la asistencia e intervenciones en las que el punto clave es la interacción entre el animal y la persona.
Es importante entenderla como un complemento de las terapias clínicas, no como un sustituto o alternativa a otros tratamientos convencionales. Asimismo, tienen que estar supervisadas y dirigidas por profesionales sanitarios o educativos. Se necesita un trabajo interdisciplinario para poder obtener los resultados esperados. Estas terapias han sido utilizadas de manera exitosa para tratar a personas que padecen enfermedades mentales.

Investigación
Un estudio publicado en 2016 en la revista BMC Psychiatry concluyó que el 60 % de los dueños de mascotas que habían sido diagnosticados con enfermedad mental grave, afirmaban que su mascota era “lo más importante” para controlar su condición.

Sesiones
Los animales más utilizados en sesiones de terapia son los perros, los caballos y los delfines, aunque últimamente se están usando animales como gatos y aves, en función de las necesidades de cada persona.

Los perros y los caballos poseen características innatas que les permiten ser especialmente apropiados para las sesiones de terapia asistida.