Hombre mata a su expareja y exsuegra

Familiares de las víctimas esperan que se haga justicia. E. Roustand

El hombre que mató a su expareja y la madre de ésta el pasado lunes en Los Guaricanos, Santo Domingo Norte, tenía varias órdenes de alejamiento que había violentado en la mayoría de los casos.

Juan Recio, asimilado de la Policía Nacional, tenía alrededor de 20 años casado con Elida Cabrera Toribio, de 36 años, con quien procreó tres hijos, dos de ellos menores de edad.

Faltando pocas horas para que se acabara el pasado año 2018, Recio entró a la casa de otra de la víctimas, Confesora Toribio Roque, de 72 años, madre de Elida, y arremetió contra ambas disparando su arma de fuego de reglamento y después emprendió la huida.

Primero le disparó a su exsuegra Toribio Roque, quien cayó por las escaleras de la casa por los impactos de bala, y luego mató a Elida, cuando se alistaba para pasar fin de año en la iglesia Al momento del hecho, los hijos menores de Recio y Elida se habían ido primero a la iglesia y el mayor estaba trabajando.

La amenazó varias veces

Según cuentan los familiares de las occisas, Elida le había puesto varias órdenes de alejamiento a su exesposo, con quien tenía cinco meses separada, por las constantes amenazadas de muerte que recibía de su parte.

Previo a esto, Recio, quien alegadamente trabaja en el Palacio de la Policía Nacional, estaba recibiendo ayuda espiritual en la iglesia donde acudía Elida, y supuestamente estaba presentando mejorías en su forma de actuar.

Elida se desempeñaba como secretaria de una escuela en Villa Mella, Santo Domingo Norte, y estaba estudiando psicología escolar.

Fue definida por sus familiares como una mujer de bien.
Mientras que dijeron que Confesora era una persona muy alegre.

Exigen que se haga justicia en el caso

Durante el velatorio de las mujeres, sus parientes exigieron a las autoridades que se haga justicia en el caso y dijeron que el acusado debe ser apresado lo más pronto posible. A la casa, ubicada en Brisas del Norte de Los Guaricanos, llegaron docenas de personas que acudían a darle el pésame por el doble asesinato que consternó a los comunitarios.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorO sea, en dos palabras, no osea
Noticia siguienteLos dueños del país