Certificador de Guinness llega al país para supervisar el reto de Carlos Silver

Carlos Tapia Rojas, adjudicador y supervisor de Guinness World Récords

Reto._ El adjudicador y supervisor del libro Guinness World Récords llegó este martes al país para supervisar el reto que se propuso el cantante Carlo Silver para llegar a ser el dominicano que ha durado cantando “sin parar” más tiempo.

A su llegada al parque Eugenio María de Hostos donde fue colocada una cabina de cristal para que el intérprete pudiera llevar a cabo su hazaña, Carlos Tapia Rojas, quien además es quien certifica los records, de inmediato empezó a tomar notas y a verificar que todo el evento se esté desarrollando de manera correcta.

Te recomendamos: Carlos Silver no se rinde en otra dura batalla por Récord Guinness

“Ya están aquí en el escenario de RDNOSERINDE los jueces de Guinness World Récords que certificarán personalmente el trabajo realizado por Carlos”, indicó el equipo que está manejando las redes sociales del artista.

Se estima que el personal de Guinness  se quede en el lugar para presenciar en vivo lo que sucederá hasta el final, que está pautado para la medianoche de este martes.

Carlos Silver emprendió su camino hacia los Guinness  el pasado viernes al mediodía y hasta ayer en la mañana solo había descansado 28 minutos. Cuando alcanzó las 60 horas cantando sufrió una falta de oxígeno e inmediatamente fue atendido por el personal médico dispuesto por la Fundación Cruz Jiminián, que se mantiene en el lugar 24 horas.

El artista busca superar los cuatro días y nueve horas entonando canciones, que ostenta hasta hoy el hindú Sunil Waghmare. Cantará unas cinco mil canciones seguidas, en cinco días, las cuales incluyen merengue, bachata, boleros y baladas, siendo el principal tema “RD no se rinde”.

 

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorMitur y OPTIC firman acuerdo para uso de línea *462 sobre servicios turístico
Noticia siguienteRadhamés Segura afirma en el PLD no hay espacio para división