Los hospitales Musa y Jaime Mota tienen asignados apenas RD$55.4 MM, mientras al reinaugurado Alejandro Cabral le asignaron RD$ 7.9 millones

De los nueve hospitales regionales intervenidos durante la primera gestión del presidente Danilo Medina, sólo tres han sido concluidos y reinaugurados.

Se trata de los hospitales Luis L. Bogaert, localizado en la provincia de Valverde Mao; el Alejandro Cabral de San Juan de la Maguana y el Luis Morillo King de La Vega.

Quedan pendientes de terminación el hospital San Vicente de Paúl en San Francisco de Macorís, cuya construcción inició en noviembre del año pasado; el Juan Pablo Pina de San Cristóbal (en fase final); el Jaime Mota de Barahona (50% avance); el Antonio Musa de San Pedro de Macorís (35% de avance); la Ciudad Sanitaria que acogía el antiguo hospital Luis Eduardo Aybar en fase de terminación y el hospital José María Cabral y Báez de Santiago (80% de avance).

Aunque la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) ha dado distintos plazos para su terminación, ninguno ha sido cumplido y es posible que algunos no puedan ser finalizados este año a juzgar por el bajo presupuesto consignado para esos fines en la Ley General de Presupuesto de 2019, que contempla un monto total de RD$ 8,013 millones para la remodelación de estos y otros hospitales municipales, provinciales, centros diagnósticos y unidades de atención primaria.

Te recomendamos

Ejemplo de ello es el hospital Antonio Musa, el cual se encuentra en estado deplorable y tiene un presupuesto de apenas RD$32 millones 181 mil 748 para su reparación este año.

Igual de insignificante es el presupuesto del Jaime Mota de Barahona, el cual está sumido en el más crudo hacinamiento y sólo dispone de un monto de RD$ 23 millones 32 mil 730, así como el Juan Pablo Pina de San Cristóbal, con una asignación de RD$31 millones 834 mil 192.

En tanto, para la reconstrucción del Hospital José María Cabral y Báez de Santiago, que se ha extendido por más de seis años se han dispuesto RD$ 271 millones 646 mil 528 y otros RD$500 mil millones para la Ciudad Sanitaria Luis Eduardo Aybar (antiguo Morgan).

El hospital que más recursos tiene destinado este año es el Regional San Vicente de Paúl en San Francisco de Macorís, con un monto de RD$1,440 millones.

Reinaugurados y con presupuesto

Mientras esto ocurre, llama la atención que varios hospitales que fueron reinaugurados en los últimos dos años tengan asignados recursos para remodelación.

Es el caso del Alejandro Cabral, el cual fue reinaugurado en diciembre pasado y este año tiene un presupuesto de reparación superior al destinado a los hospitales Jaime Mota y Antonio Musa juntos, de RD$67.9 millones.

Lo mismo ocurre con el hospital Francisco Moscoso Puello, reinaugurado en abril de 2018, el cual tiene un presupuesto de RD$ 135 millones, mientras que, a la Maternidad Nuestra Señora de La Altagracia, reinaugurada en marzo de este año, se le asignaron RD$ 411.3 millones.

También tienen contemplado un presupuesto de reparación los hospitales Luis Morillo King reinaugurado en febrero de 2018, con un monto de RD$ 81.8 millones y la Maternidad San Lorenzo de Los Mina, reinaugurada en agosto de 2017 con RD$ 43.5 millones.

Rijo advierte se viola Presupuesto

Según el economista y analista de presupuesto, José Rijo Presbot, esto podría tener varias lecturas: es posible que todavía se le adeude a los contratistas que intervinieron en dichas construcciones o, que esas partidas sean transferidas a otras obras que no estaban previstas cuando se aprobó el presupuesto. “El presupuesto no tiene ningún significado porque una cosa es la que se aprueba y otra es la que administrativamente se distribuye”.

Rijo Presbot dio varios ejemplos que ilustran su afirmación. Dijo que aunque la ley asignó un presupuesto de RD$1,440 millones al hospital San Vicente de Paúl éste se redujo a RD$ 902 millones. Explicó que aunque en la Ley el hospital José María Cabral y Báez tenía presupuestado RD$ 271.6 millones su presupuesto aumentó a RD$ 521 millones, de los cuales RD$486 millones ya fueron ejecutados para un 93%. Mientras, la Ciudad Sanitaria Luis Eduardo Aybar, que tenía presupuestado RD$500 millones para todo el año, ya ejecutó el 100% de esos fondos.

Aunque los hospitales de la provincia de Barahona, inicialmente tenían un presupuesto de RD$54 millones, el mismo aumentó a RD$204 millones pero al 30 de abril no había ejecutado ni un peso.

El hospital Alejandro Cabral fue reinaigurado en diciembre pasado.

Alta discrecionalidad en el manejo presupuestario

El hospital Regional Antonio Musa de San Pedro de Macorís, que tiene asignado un presupuesto de RD$32.1 millones para el año ya ha ejecutado RD$22.3 millones, mientras, tanto un centro de atención primaria en el sector La Otra Banda de Santiago que no fue presupuestado, luego se le asignaron RD$10 millones. Según Rijo Presbot, esto refleja un desorden en el manejo presupuestario y un alto grado de discrecionalidad con que el Gobierno maneja los fondos públicos.