Diplomacia y redes sociales

La diplomacia tiente cuatro objetivos principales, que son: representar, proteger, negociar y promover los intereses de un Estado ante terceros, pero la necesidad y emergencia de internet y los medios invita a pensar cómo defender esos intereses en el entorno digital.

Y esa forma de defender esos intereses en las redes sociales es la diplomacia digital. Es uno de los temas de nuestro tiempo. Los Ministerios de Relaciones Exteriores y las Organizaciones multilaterales lanzan cada día acciones y emprenden iniciativas que tratan de influir, participar o atender a los ciudadanos en ese entorno.

Una especial mención es el desafío demográfico: alrededor del 45% de la población mundial tiene menos de 24 años y viven en el internet. No podremos influir o transmitir un mensaje si no estamos en las redes sociales. Esto significa entender cómo funcionan esas redes y cómo se trasmiten esos mensajes.

La diplomacia digital es una realidad. Ministros, diplomáticos, académicos, periodistas y ciudadanos emplean este ámbito para conseguir sus objetivos.

Y esta frase de diplomacia digital pertenece a Alec Ross, asesor de Hillary Clinton cuando dirigía la diplomacia norteamericana.

Alec es el hombre que prepara a los embajadores norteamericanos en nuevas tecnologías antes de salir al exterior.
Estas redes permiten brindar mejores servicios a los compatriotas en el exterior, y tener mejores formas de promocionar la cultura, el turismo y el comercio.

Los Estados Unidos tienen un grupo de twitteros, políglotas encargados de escuchar lo que los ciudadanos de otros países dicen, discuten y enfrentan.

Si no fueran tan relevantes estas redes, no habría polémica por reconocimiento de Kosovo por parte de Facebook, la disputa con Google Maps por el establecimiento de las fronteras en Palestina y el activismo digital en la disputa territorial entre Chile y Perú.

Otro ejemplo es el acuerdo de negociación entre Irán, las potencias europeas y Estados Unidos que fue anunciado simultáneamente en Twitter por John Kerry, responsable de la diplomacia norteamericana en la presidencia de Obama
Y decenas de empleados del Departamento de Estado acceden a diarios a foros para contrarrestar opiniones que rechazan los derechos humanos y las libertades civiles y lo hacen en las redes sociales.

Ahora no solo de redes sociales vive la diplomacia digital, ese adjetivo nos hace pensar inmediatamente en Twitter, Facebook e Instagran, sino también de otros instrumentos entre los que destacamos solo dos y son los siguientes:
Pagina Web: interactivas, que llamen a la participación, que sean de fácil acceso y navegación.

Blogs: Cada vez hay una mayor tendencia a que los diplomáticos abran su propio blog en que cuentan su experiencia.

Pues hay muchas formas de utilizar las nuevas tecnologías de la comunicación y la información para contactar con los ciudadanos, así como para crear sinergias entre los servidores públicos de la diplomacia. Twitter, Facebook e Instagram.

Ahora bien las redes sociales son herramientas y medios antes que fines en sí mismos, y sirven para encontrar propósito y objetivos de política exterior.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAprender a perdonar
Noticia siguiente¡Camino superior!