La música dominicana sufre por muerte de un maestro: Papa Molina

Compartir
Ramón Antonio Molina Pacheco (Papa Molina)
Instituciones y personalidades expresaron sus condolencias

A lo largo de toda su vida, Papa Molina fue un gigante de la música dominicana y cabeza de una de las familias más prominentes del arte nacional, conformada por otras figuras ilustres, como su esposa, la bailarina y folclorista Josefina Miniño, y su hijo, el maestro José Antonio Molina, director titular de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN).

Su fallecimiento en Cedimat, a causa de un cáncer de próstata (a los 94 años), ha provocado un profundo pesar, no solo en el arte y la cultura, a la que tanto aportó a lo largo de más de siete décadas, sino también en otros sectores que reconocen su valioso legado.

Los restos del célebre artista fueron velados el jueves en la funeraria Blandino, de la avenida Abraham Lincoln, Distrito Nacional, y sepultados en el cementerio Puerta del Cielo.

Ramón Antonio Molina Pacheco nació en Moca, provincia Espaillat, el 19 de diciembre de 1925, donde aprendió solfeo y teoría musical con Arístides Rojas. Desde temprana edad se destacó como uno de los trompetistas más sobresalientes de la región, para, finalmente, ser contratado en 1942, como primer trompeta de la Orquesta San José en La Voz del Yuna.

La prestigiosa agrupación fue dirigida por Julio Gutiérrez, Avelino Muñoz y el propio Molina.

No solo fue un genio como instrumentista, sino también que su versatilidad en la música alcanzó alto estatus de orquestador, director de orquesta y fino compositor. Imprescindibles piezas de la música dominicana del siglo XX resaltan su agudeza como autor, entre las que sobresalen del bolero “Evocación”, “Sufro por ti”, “Nunca te lo he dicho” y “Cuando volveré a verte”, inspirado por la salida al exterior de su Josefina Minino a estudiar danza, e inmortalizada en la voz de Elenita Santos junto a Rafael Colón y la orquesta de Johnny Ventura. Y ha sido orquestador himnos musicales como “Caña brava” y “Por ahí María se va”.

Además, fue el creador de obras de gran peso estético en nuestra historia musical, como “Tres imágenes folklóricas”, obra que terminó de escribir en noviembre de 1990 y que poco después fuera estrenada por la Sinfónica Nacional.

La mayor parte del inigualable repertorio de Papa Molina (Premio Nacional de Música “José Reyes” y declarado Gloria Nacional de la Música Dominicana en septiembre de 2011) es el alma de producciones como “En memoria de tu amor”,1952; “Está sellado”, 1954; “Merenchanga pa’ la pachanga” (1956), “A bailar señores” (1960), “Santo Domingo Sings” (1961), “Quisqueya canta” (1962), “Papa Molina y la Orquesta San José” (1967), “Merengues tradicionales” (1977), “Merengue de siempre” (1977) y “Merengues clásicos de la historia” (1984).

En el último reconocimiento que recibió en vida, organizado por la Corporación Estatal de Radio y Televisión, su hijo José Antonio dijo que “como músico clásico he tenido que coexistir con las grandes obras de compositores del repertorio clásico internacional, digamos desde Bach hasta Bartok, sin embargo, no ha habido ni habrá nunca otro músico más importante en mi vida que mi adorado padre”.

Tristeza nacional

“Se nos ha ido un maestro de la música dominicana, mi muy querido Papa Molina; inspiración y formador de muchas generaciones. Deja grandes legados para el país y el mundo. ¡Qué Dios lo tenga en gloria! Mis oraciones están con sus familiares. Reciban mi abrazo y mis plegarias”, expresó la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño.

Al ofrecer sus condolencias, el ministro de Cultura, Eduardo Selman, consideró que Molina “es un inmortal de la música dominicana” y “quien nos deja un legado digno de emular”.

De su lado, el delegado permanente de la República Dominicana ante la UNESCO, José Antonio Rodríguez, dijo que “nos embarga de una profunda tristeza que una figura como Papa Molina, gloria del arte nacional hoy no esté con nosotros, sin embargo nos llena de satisfacción saber que el país celebró su vida y obra a través de múltiples reconocimientos, los que conquistó gracias a sus aportes a nuestra música”.

Johnny Ventura, uso sus redes sociales para recordar que “todo cuanto aprendí acerca de dirección orquestal, me lo enseñó él”. “Descanse en paz Don Papa Molina, maestro de maestros. Mi gratitud eterna”, agregó en sus mensajes.

También, Pengbian Sang se mostró apenado con la partida de Molina, a quinen consideró como una “gran gloria de la música dominicana”. “Descanso eterno para su alma y mucha paz, fortaleza y consuelo para sus familiares”, escribió en su cuenta oficial de Instagram.

El Conjunto Quisqueya lamentó el fallecimiento del maestro Papa Molina, “una gran gloria de la música Nacional”.

La gestora cultural y crítica de arte Carmen Heredia de Guerrero sostuvo que “nos ha dejado Papá Molina, pero su impronta quedará por siempre a través de su música. “No puedo evitar que una furtiva lágrima asome a nuestros ojos. Su recuerdo será una ‘Evocación permanente’ EPD Papá!!”, expresó a través de Twitter.

El Centro León destacó que la historia de la música de República Dominicana perdió a “uno de sus más grandes estandartes”.

Otras personalidades, como Miguel Vargas, Gonzalo Castillo, Johnny Jones, Faride Raful, Juan Hubieres, José Rafael Vargas, Carlos Amarante Baret, Quique Antún y Felucho Jiménez reaccionaron con tristeza.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAdiós a Edgard Reyes, poeta monteplateño
Noticia siguienteMinistro afirma epidemia estaría en fase de meseta