PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

La provincia Santiago ha sido sacudida recientemente por el cruel y bárbaro crimen de Themis Carolina Cruz, de 25 años,  que según la acusación del Ministerio Público fue asesinada a golpes por su pareja sentimental, Simón Bolívar de los Santos Abreu Núñez, quien guarda prisión preventiva de un año como medida de coerción.

Lo revelado por la autopsia ha dejado pasmado a las más experimentadas autoridades debido a las fuertes evidencias de planificación, alevosía y sangre fría demostrada por el presunto ejecutor de tan macabro crimen.

Les recomendamos leer:

No solo bastaron los golpes que le provocaron la muerte, sino que el criminal habría obligado a Themis a consumir altas dosis de cocaína para simular una sobredosis, lo que evidencia una jugada estratégica del matador para salir impune.

Sin embargo, este tipo de accionar que sobrepasa incluso el mismo acto de quitarle la vida a una persona, al añadir la vejación del cadáver o utilizar el cuerpo de la víctima como herramienta o mecanismo de impunidad, es objeto de estudio de muchos expertos de la mentalidad humana.

Entrevista con el psiquiatra 

Al ser entrevistado por elCaribe, el psiquiatra Secundino Palacios, hablando en términos generales, describió el trastorno antisocial de personalidad o psicópata como aquella persona “fría, desalmada, sin conmiseración, sin dolor, sin remordimiento, sin amor y sin compasión”.

“Generalmente como ocurren casos como estos o como el Chamán Chakra, quien mató en serie; difícilmente ese hecho sea el debut o sea las primeras acciones de ese tipo de gente”, expresó.

“En consecuencia, cuando tú ves que hay acciones de esa naturaleza de dar y luego inyectar sustancias, eso es en caso de que haya ocurrido y que se determine que haya sustancia en los fluidos corporales, los pulmones, las vísceras o vías respiratorias de la víctima; entonces ahí sí se puede decir que hubo premeditación, alevosía, asechanza; es decir, todo una estructura psicopatológica para hacer daño”, dijo Palacios al describir un caso de psicopatía de manera general.

A continúan presentaremos algunos de los casos más emblemáticos de asesinatos a sangre fría que han ocurrido en el país:

 

El “Chamán Chacra”

Víctor Alexander Portorreal Mendoza, alias “Chamán Chacra”, fue condenado en enero de 2019 a 30 años de prisión  por el asesinato de su pareja y sus tres hijastros, cuyo crimen es considerado como uno de los más horrendos que han ocurrido en el país.

Las médicos forenses que realizaron las autopsias a los occisos fueron presentados como testigos y testimoniaron que el cuerpo de Reyna Isabel Encarnación presentaba 29 heridas causadas con un arma blanca, de las cuales cuatro eran superficiales y las demás profundas.

La doctora Yodelyn Villanueva dijo durante su testimonio que el cuerpo de la niña de seis años tenía fracturas en el cráneo y que la causa de la muerte fue asfixia por estrangulamiento.

Durante el juicio también atestiguó la doctora Esther Alcántara, quien indicó que realizó las autopsias a la niña de 10 años y al niño de 9. Allí explicó que el cuerpo del menor tenía alrededor de su cuello dos corbatas con las cuales fue asfixiado, mientras que el de la infante de tenía una fractura en el cuello.

Ambas médicos forenses indicaron que las féminas fueron violadas, pero debido al estado de descomposición de los cuerpos no se pudo determinar si la acción se cometió antes o después del asesinato.

 El simulador

Marlon Martínez, condenado a 30 años por la desaparición y posterior asesinato de Emely Peguero, es otro ejemplo perfecto de un comportamiento criminal y frío.

Cuando Emely desapareció en agosto de 2017, Marlon y su madre Marlin Martínez, realizaron una rueda de prensa para alegar que desconocían el paradero de la menor de edad, a sabiendas de que esta ya se encontraba sin vida.

El motivo del crimen fue el embarazo de Emely, el cual no era deseado por Marlon, quien a la sazón era su novio.

Marlon golpeó a Emely en la cabeza, y mientras ella se encontraba inconsciente, intentó que abortara al desgarrarle su parte íntima con un objeto punzante, lo que al final le provocó la muerte.

Durante una semana el país se mantuvo en vilo al no saber dónde estaba el cuerpo de la menor ya que su madre, al querer ganar tiempo, intentaba acordar impunidad con las autoridades a cambio de informar el paradero de su cadáver. Ella actualmente está libre ya que solo fue condenada a 2 años por sustracción de menores y ocultamiento del cadáver.

El psicópata

Mario José  Redondo Llenas es un enfermo mental. Ha sido descrito por los expertos que lo han estudiado como un desalmado poseedor de una personalidad de hielo que violó y asesinó a su primo José Rafael Llenas Aybar, al encestarle más de una treintena de puñaladas en todo el cuerpo.

A 25 años de ese suceso, la sociedad todavía no ha podido reponerse debido a los detalles que envolvieron el hecho, tal como la simulación demostrada por el criminal que, sabiendo lo sucedido, fingió durante varios días buscar  a su primo junto a los familiares y amigos que estaban angustiados por su suerte.

Redondo Llenas, junto a su cómplice Manuel Moliné, fueron condenados a 30 y 20 años respectivamente por el llamado “crimen del siglo”.  En el hecho fueron involucrados diplomáticos argentinos que supuestamente tenían una secta satánica, lo cual nunca fue comprobado ya que pudieron salir del país.

Moliné, quien ayudó en el asesinato del niño, salió en libertad hace varios años luego de cumplir la totalidad de su pena. Mientras que Redondo Llenas, saldría en mayo de 2026, fecha en que finalmente paga jurídicamente su crimen con la sociedad.