PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Santo Domingo.– Familiares de la joven Carolina Ureña Polanco, asesinada de 31 cuchilladas el año pasado en Bávaro, piden que el caso no quede impune y los responsables paguen por su crimen.

Los parientes se quejan de que el proceso se ha manejado lento por las autoridades.

Señalan que dicha situación es generada para favorecer a Roberto, acusado de mandar asesinar su esposa, quien es un hombre acaudalado y muy influyente en Bávaro, donde tiene negocios y grandes socios comerciales.

«Pedimos justicia y que caiga todo el peso de la ley para los culpables».

Asimismo, expresaron que no se cansan de pedir justicia, para que no suceda como otros casos que han quedado impunes.

A Carolina Ureña, de apenas 20 años, la mataron a cuchilladas en agosto del año pasado.

Por el hecho están acusados su esposo, Roberto Reyes Guzmán, y Yefri de Jesús López, quien confesó que aquél le pagó para que cometiera el crimen.

Carolina quería romper la relación con su cónyuge y volver a su natal Puerto Plata, pero salvajemente la mataron.

Yefri tenía apenas tres días trabajando en el residencial cuando cometió el asesinato, pagado presuntamente por el cónyuge de Carolina.

Posted in Destacado, Justicia, PaísEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por El Caribe