Fumar, respirar humo de incendios y contaminación: cuál es su impacto en la propagación del COVID-19

El COVID-19 a menudo afecta los pulmones, donde puede causar daño de larga duración. La hipótesis sobre cómo afectan los antecedentes de tabaquismo, vapeo o exposición al humo y la contaminación del aire la probabilidad de contraer el SARS-CoV-2 o de tener una enfermedad más grave es una alerta que sigue siendo estudiada en profundidad desde el comienzo mismo de la pandemia.

Panagis Galiatsatos del Johns Hopkins Bayview Medical Center es experto en enfermedades pulmonares y atiende a pacientes con COVID-19. Ha liderado el más reciente informe sobre el impacto de irritantes pulmonares en las personas en riesgo o infectadas con el coronavirus. En el análisis se indicó que la relación entre el tabaquismo y el coronavirus aún no está clara. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los fumadores actuales y las personas con antecedentes de tabaquismo pueden tener un mayor riesgo de enfermedad grave por coronavirus.

Les recomendamos leer:

Galiatsatos, neumólogo y especialista en cuidados intensivos que dirige la Clínica de Tratamiento del Tabaco en el Centro Médico Johns Hopkins Bayview, observa esos efectos de primera mano. Él y sus colegas completaron recientemente un metanálisis que muestra que fumar aumenta el riesgo de enfermedad grave por coronavirus. ”Estamos viendo peores casos de COVID-19 en fumadores -indica-. Sus pulmones interactúan con el medio ambiente con cada respiración. Cuando inhalas el humo del cigarrillo, los gérmenes o los alérgenos, tus pulmones pueden irritarse y esto desencadena reacciones en el sistema inmunológico para combatir esa irritación. Una infección por coronavirus además de eso significa que su respuesta a los síntomas se amplificará”.

Aunque se revelará mucho más sobre la relación entre el tabaquismo y el coronavirus, hay mucho que ya se sabe: fumar es un factor de riesgo comprobado de enfermedad cardiovascular y enfermedad pulmonar, incluido el cáncer de pulmón, que, junto con otros factores, puede exponer a un sujeto a mayor riesgo de un caso grave de COVID-19 .

Es posible que vapear aumente el riesgo de contraer coronavirus. Un estudio examinó a más de 4.300 jóvenes y descubrió que aquellos que fumaban regularmente tenían de cinco a siete veces más probabilidades de dar positivo en la prueba. Existe evidencia de que el vapeo daña los pulmones, lo que podría aumentar el riesgo de infección por coronavirus o un caso más grave de la enfermedad.

Dejar de fumar es la recomendación inmediata de todos los especialistas que investigan estas costumbres. “En la Clínica de Tratamiento del Tabaco, entendemos que la dependencia del tabaco de una persona es un problema médico, y así es como lo abordamos -dice Galiatsatos-. Creemos en el apoyo y el aliento, no en tratar de asustar a los pacientes o hacer que se sientan avergonzados”.

Lo mismo ocurre con el vapeo y el uso de cigarrillos electrónicos: la pandemia de coronavirus es un buen momento para detenerse. Si se es un exfumador o usuario de vaporizadores, es importante no volver a adquirir el hábito e incorporar formas más saludables de manejar el estrés y mejorar el bienestar mientras la pandemia del coronavirus aleja de actividades normales.

Fumar y vapear pueden posiblemente propagar el coronavirus. Tanto los fumadores como los usuarios de cigarrillos electrónicos tienen que quitarse las mascarillas cuando fuman o vaporizan. Entonces, incluso entre bocanadas, casi sin saberlo pueden estar infectadas con coronavirus, podrían exhalar gotitas y aerosoles contagiosos en el aire.

Se sabe que el humo de cigarrillo de segunda mano causa problemas de salud y, aunque aún no hay pruebas científicas de que pueda propagar el coronavirus y causar COVID-19, al menos en teoría es una posibilidad. “El humo de segunda mano puede impulsar virus al aire desde la nariz y la garganta”, sugiere Galiatsatos.

Los cigarrillos electrónicos también involucran humo de segunda mano, ya que los usuarios exhalan vapores potencialmente infecciosos. “Los cigarrillos electrónicos crean aerosoles, por lo que podrían ser un problema aún mayor que los combustibles en términos de propagación del coronavirus”, señala Galiatsatos. Fumar o vapear en interiores es aún más riesgoso. En un ambiente cerrado, las gotas y partículas infecciosas pueden acumularse en el aire, poniendo en riesgo a otras personas en la habitación si no hay ventilación.

Los incendios forestales, por su parte, liberan grandes cantidades de humo al aire, lo que afecta no solo a las comunidades locales, sino a estados enteros e incluso a continentes. Según los CDC, el humo contiene gas y partículas de árboles, vegetación y edificios quemados. Respirarlo puede causar tos e irritación de su sistema respiratorio. Para los adultos mayores, las mujeres embarazadas, las personas con enfermedades pulmonares y las que corren el riesgo de contraer COVID-19 o se están recuperando de él, inhalar el humo de los incendios forestales puede ser peligroso.

El comportamiento humano durante los incendios forestales y otras crisis ambientales podría agregar otro factor. Según Galiatsatos “si un incendio u otro desastre natural hace que las familias tengan que dejar sus hogares y refugiarse en un área comunitaria, eso juntaría a muchas personas en el interior. Eso podría dificultar mantener distancia física”.

Cuando se vive en comunidades con fuertes concentraciones de contaminación es recomendable prestar atención a los informes locales y los de índices de calidad del aire, Especialmente si se está en riesgo o se está recuperando de COVID-19. Cuando el aire circundante no sea saludable debido a incendios forestales o cualquier otra contaminación del aire, es aconsejable permanecer en el interior, usar un filtro de aire y ajustar el aire acondicionado o sistema de calefacción para recircular el aire en lugar de sacar aire del exterior. No fumar, especialmente dentro de su casa. Evitar usar chimenea o encender velas o incienso. Deje de pasar la aspiradora hasta que mejore la calidad del aire. Hacerlo puede hacer que las cenizas y las partículas que se hayan asentado en las superficies vuelvan a circular.

Fuente: INFOBAE

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.