PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Solo les basta una pared, un árbol o simplemente un césped de algún espacio público para orinarse y satisfacer sus necesidades fisiológicas. Esto, pese a la prohibición de esta práctica y de exhibición en el país.
Los hombres mayormente son los que incurren en hacer pipí en las calles del polígono central sin importar que tan concurrida sea la zona.

Algunos se observan apurados ante esta necesidad y aprovechan un sitio, aparentemente despejado para perpetrar esta acción. Mientras que otros acostumbran de forma diaria a orinarse en cualquier lugar.

Escena como esta las comprobó elCaribe en varios puntos del Distrito Nacional. Como en el pequeño túnel que pasa por debajo de la Plaza de la Bandera. También en la parte baja del puente Hermanos Pinzón. Asimismo en el sector Villa Consuelo, así como en el kilómetro 9 de la autopista Duarte, específicamente en el trébol, del lado de las paradas de autobuses que viaja hacia el cibao, en dirección oeste-este.

En este último lugar, se visualizó a los choferes guaguas y de carros de concho cruzar al área verde para orinar a plena luz del día. Mientras cientos de personas mientras cientos de personas circulan de forma diaria por ese lugar tanto a bordo de sus vehículos como los de pie.

Con naturalidad y sin miedo alguno fueron vistos estos ciudadanos mear sin ningún pudor en el referido lugar.

Apresarían ciudadanos

El exdirector de la Policía Nacional, mayor general José Armando Polanco Gómez, publicó en octubre del año 2011 un documento donde instruía a apresar a esos ciudadanos que fueran sorprendidos por las autoridades al orinarse en la vía pública.

En ese momento, Polanco Gómez fue enfático al decir que ese acto no podía tolerarse en ninguna parte del país y que los miembros de la Policía Nacional deberían proceder al arresto en dicho caso.

Motorista en plena acción. félix de la cruz

Código Penal castiga con cárcel y multa esa práctica

El Código Penal castiga la exposición de órganos genitales en un lugar público con seis meses y hasta un año de cárcel. Así lo explica, en el artículo 333-1, al establecer también el pago de una multa de cinco mil pesos a la persona que infrinja en un lugar público. “La exhibición de todo acto sexual, así como la exposición de los órganos genitales realizada a la vista de cualquier persona en un lugar público se castiga con prisión de seis meses a un año y multa de cinco mil pesos”, lee el Código Penal dominicano. Sin embargo, todos los días se viola este artículo sin sanción al respecto.

Posted in Destacado, PaísEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Eliana Ledesma