El estrés laboral, sus causas y cómo prevenirlo

Las preocupaciones laborales, un trabajo con alta presión y la falta de organización, contribuyen a que los empleados se estresen negativamente en su ambiente laboral, con consecuencias nefastas para su salud y calidad de vida.

Es un fenómeno cada vez más frecuente que puede afectar al bienestar físico y psicológico del empleado

Con frecuencia se escucha a empleados quejarse por la constante presión y tensión que experimentan en sus puestos de trabajo. Si una empresa presta poca atención al manejo en su sistema de trabajo, presenta falta de liderazgo y, además, tiene poca claridad en los roles de las personas, indudablemente, esta situación comenzará a generar estrés laboral en sus empleados, explica la terapeuta familiar del centro Ser Para Actuar, Denisse Reyes.

“El estrés laboral, también conocido como estrés ocupacional o estrés organizacional surge cuando se da un desequilibrio entre la demanda de trabajo y la capacidad de la persona para realizarlas. Además, el individuo percibe que no dispone de recursos suficientes para afrontar la problemática laboral y aparece el estrés”, dice la especialista.

Para Reyes los efectos del estrés va a variar de una persona a otra, las investigaciones coinciden en que existen algunos factores que impulsan esta patología.

Por ejemplo, el estrés laboral puede estar originado por factores como una excesiva carga de trabajo, un elevado nivel de responsabilidad que pone a prueba la capacidad del individuo.

Si bien cualquiera de estos factores puede originar estrés laboral, en ocasiones una combinación de los mismos puede resultar en situaciones más graves que con el tiempo son más difíciles de tratar, comenta Reyes. Añade que a estos elementos se le suman la mala planificación de turnos u horarios como también una remuneración inadecuada del trabajador.

Consecuencias

Reyes sostiene que el organismo funciona como un todo integrado, es decir, no se pueden separar los aspectos físicos de los biológicos y psíquicos, y viceversa, ya que cualquier tipo de respuesta repercute sobre las demás, destaca Reyes.

“El estrés en dosis elevadas conduce a cambios fisiológicos, lo que puede provocar enfermedades del corazón y con ello la muerte”, señala. Los efectos negativos citados anteriormente no solo pueden perjudicar al individuo, sino que también pueden producir un deterioro en el ámbito laboral, influyendo tanto en las relaciones interpersonales como en el rendimiento y la productividad de la organización, expresa Reyes.

Por igual, la especialista asegura que el estrés puede inducir en algún momento en la incapacidad laboral del trabajador. Para los empresarios, el absentismo (costumbre o práctica habitual de abandonar el desempeño de las funciones y deberes añejos a un cargo) genera problemas como la pérdida de producción y puede crear un “mal ambiente” en el trabajo.

Síntomas

El estrés laboral está asociado a reacciones emocionales, cognitivas, conductuales y fisiológicos. El mal humor o irritabilidad, miedo, inseguridad, dificultades para concentrarse, dificultad para tomar decisiones y bajo estado de ánimo, son síntomas que suelen ser perceptibles por los demás, mientras que otros, como la depresión, son más difíciles de percibir, ya que en ocasiones el individuo puede fingir un estado emocional saludable, bien sea por miedo a ser rechazado o por no querer generar preocupaciones en quienes le rodean, indica Reyes
El estrés laboral también puede originar según Reyes una serie de reacciones en nuestro cuerpo alterando el sistema motor, digestivo, respiratorio o cardiovascular. Entre los síntomas físicos más frecuentes Reyes menciona: problemas intestinales y/o estomacales, sudoración excesiva, dolor de cabeza, mareos y náuseas, temblores, taquicardia, tensión muscular y contracturas, hiposalivacion (sequedad de la boca), entre otros.

“Muchas personas con estrés laboral se refugian en el alcohol, se vuelven adictos a los fármacos, en casos extremos, pueden llegar a suicidarse”, resalta.

La mejor manera de prevenir el estrés laboral es tomar medidas que te ayuden a sobrellevar los momentos de tensión o de acumulación de tareas que a veces se producen en el ejercicio de la actividad profesional, y adoptar hábitos de vida saludables que redundarán en un mejor estado físico y psicológico.

Medidas para combatir el estrés

“Como las causas del estrés son múltiples, no existe una única medida preventiva para reducir el mismo, sin embargo, los especialistas contamos con estrategias dirigidas tanto a las empresa como a quien padece estrés ”, comenta Denisse Reyes, terapeuta de familia. Señala que con esas estrategias, se busca, por ejemplo, que las empresas eliminen o modifiquen lo que genera estrés, adapten el trabajo a los empleados, vigilen su salud, mejoren su relación entre los empleados, así como aumenten la participación de los trabajadores en las decisiones de la empresa y favorezcan las condiciones ambientales considerando la variedad y estimulación en las tareas de trabajo. Mientras que a los empleados, se les ayudará a identificar cuales situaciones les están sumando estrés; a organizar su tiempo y las asignaciones, a seleccionar y realizar primero las actividades de importancia, a tomar decisiones siguiendo un proceso lógico: planteamiento del problema, análisis de alternativas (pros y contras) elección de la menos mala.

Asimismo, se les impulsará a establecer límites: usar el tiempo de comer como momento de descanso y ruptura con las actividades laborales, dejar el trabajo en la oficina (tanto los papeles, como las preocupaciones, comenta Reyes. “La práctica moderada de algún deporte o ejercicio físico ayuda a relajarse y a descansar mejor. Igualmente, se debe dormir lo suficiente y tomar vacaciones en el momento que se requiera”. puntualiza.

Denisse Reyes, terapeuta de familia.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.