Las pelucas, truco rápido y perfecto para cambiar de look

Compartir
Beyonce, Cardi B y Jennifer López cambian constantemente de look con el uso de las pelucas.

Existen pelucas de todos los tamaños, materiales, colores y estilos, las que se pueden convertir en el mejor accesorio para cambiar tu imagen.

Actualmente, el uso de pelucas es una alternativa muy útil para aquellas personas que tienen problemas de pérdida de cabello; además, en los últimos años se han convertido en una manera fácil y rápida de cambiar de look cada día sin tener que invertir mucho dinero ni pasarse varias horas en el centro de belleza.

De la mano de Givenchy, Yohji Yamamoto y Marc Jacobs llega esta tendencia, la cual está adquiriendo mucha popularidad, especialmente entre las “celebrities”. Rihanna , Beyoncé, Katy Perry, Jennifer López y Cardi B. son fieles a este accesorio que cambia el look de manera rápida.

Desde la antigüedad, civilizaciones como los egipcios, los romanos y los griegos usaban pelucas. Por ejemplo, en Roma, la alopecia estaba cargada de tabúes. Buena prueba de ello es que la peor afrenta que se podía hacer en Roma a un cristiano era afeitarle la cabeza. Es por ello que muchos ciudadanos con problemas de calvicie y también aquellos que querían evidenciar su riqueza llevaban peluca.

Hoy existe una gran variedad de estilos para conseguir un aspecto lo más natural posible: lacias, onduladas, estilo afro y el clásico melenón. La peluca más vendida el año pasado fue el corte bob que lucía Victoria Beckham, seguida de la melena ondulada que emulaba el pelo de la brasileña Gisele Bundchen. Respecto al color, las rubias, castañas y pelirrojas causan furor, pero el pelo rosa, el plateado y el blanco son los más buscados.

Cómo elegirla

Así como piensas mucho en qué corte de pelo hacerte y estás muy pendiente de la moda que se lleva en los peinados, de igual modo debes hacer con las pelucas. El objetivo de llevarla es, en muchos casos, simular el pelo real, por lo que habrá que tomar las mismas consideraciones al elegirla. Así, a los rostros cuadrados las pelucas de melena rizada le van muy bien, o las que dejan algunos mechones enmarcando la cara. Las pelucas con flequillos son las más recomendadas para las caras rectangulares. Sin embargo, si tu cara es redonda lo mejor es optar por una que se estreche en la parte de las mejillas.

En cuanto a los materiales, las pelucas de pelo natural hay que cuidarlas más, pero duran mucho más tiempo; no obstante, ofrecen menos posibilidades debido a que no se pueden teñir.

Además de comprar una peluca de calidad o que se ajuste a tu presupuesto y que sepas cómo ponerla y cómo cuidarla, tu actitud también es muy importante en cuanto a la notoriedad de que llevas peluca. En este sentido, tu expresión corporal o incluso tu forma de comunicarte con los demás puede marcar la diferencia.

Cuidados

Puede parecer que no necesitan de muchas atenciones, porque no es nuestro pelo, pero lo cierto es que una peluca sí requiere algunos cuidados, sobre todo si queremos que cuando la usemos esté en buen estado. Las pelucas naturales tienen unos cuidados muy diferentes a las artificiales. Hay que lavarlas con agua caliente y emplear un champú suave. Una vez lavada debes pasarle el cepillo de pelo de manera que recupere la forma que tenía antes de mojarla. Por el contrario, las pelucas de pelo artificial se deben lavar con agua fría y usar champús especiales para ellas. Puedes utilizar un poco de bicarbonato para quitar los olores.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir