PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Merengueros hablan de posibles razones de la decadencia de un ritmo que sigue influyendo

El merengue urbano o mambo es un género que desde que nació ha sido objeto de comentarios contradictorios, bailando entre críticas y aceptación y que ha dividido en dos grupos a quienes consumen el género original: entre los que señalan a los mamberos como “daña merengue” y los que han entendido el mensaje de innovar en la música y explorar nuevos sonidos.

El mambo fue un género que tuvo su momento, como el mismo que está viviendo ahora la música urbana, de eso hace algunos 15 o 20 años atrás, y no es tan fácil determinar a partir de qué momento fue perdiendo terreno. Lo que sí se sabe es que la frecuencia con la que los artistas de este género lanzaban discos fue descendiendo y eso pudo haber sido el detonante de su timidez en la escena musical dominicana.

Algo que sirve de referencia y evidencia de este momento de apogeo de manera espontánea son los millones de visitas que acumulan algunos discos de hace trece años en la plataformas digitales, a pocos años del lanzamiento de la popular aplicación Youtube, lanzada en 2005. Canciones como “La Paca” de Fuego Mambo, “Plomo” de Negro 5 Estrellas, “Se murió lola” de Sujeto Oro 24, “Chambonea” de Omega, “A lo Oscuro” de Mala Fe, “Son pájaro malo” de Moreno Negrón, “Loca con su tigre” de El Cata, “Estúpido” de Juliana, entre otros, que forman parte de la larga lista de hits en ese momento.

Para el merenguero Dionis Fernández, la percepción de una tímida presencia del mambo se debe quizás a que a diferencia de otros tiempos, algunos artistas lograron tener un disco que los posicionaron en el gusto popular, pero entiende que los exponentes del género están ahí y siguen cultivando música.

“Quizás no han tenido el éxito masivo que tiene Omega, el Sujeto y lo demás, pero hay muchas personas que están haciendo ese tipo de merengue, de hecho, es un merengue que es muy juvenil, enquistado en los barrios, hay muchos cultores de este género. Ahora, aparentemente no han tenido el éxito ese éxito y por ahí va el asunto. Puede ser un buen artista, pero si no consigue la canción que lo posicione en el gusto popular, entonces su trascendencia no existe, tienes que buscar la manera de crear temas que impacten en el público al que se dirigen, por ejemplo, conoces grandes nombres en la música a partir de los éxitos que han tenido, hay artistas que no tienen esa suerte de conseguir esas canciones, para mi ese es como el problema medular de la falta de que los nombres estén corriendo por ahí, no han conseguido la canción”, explicó.

Sobre si la unión es importante para lograr el éxito en el género explica que “para conseguir trascendencia en el negocio de la música, la unión como tal no hace que el artista trascienda. La hermandad y compartir siempre es bueno, pero yo entiendo que eso no va hacer una diferencia en lo que es trascender en la mayoría. La unión tiene otro tipo de situación, es para compartir, no para conseguir éxito”.

Otra causa que pudo haber motivado el “declive” de este género, fue la crítica y el bloqueo a las nuevos exponentes, factor que algunos expertos en el área, consideran que al día de hoy, sigue pasando.

Silvio Mora, quien a pesar de percibir que no existe tal crisis en el merengue de mambo, entiende que hay una problemática existente, y es el hecho de no saber reconocer a la nueva generación de artistas que está trabajando en el mambo.

“Siento que hemos tenido un problema en no reconocer una nueva generación de artistas que están trabajando, siempre he sentido eso. Cada vez que hablan de una crisis en el merengue de calle urbano, me duele, porque formo parte de eso y no lo acepto, porque yo vivo de eso, todo lo que he logrado ha sido con eso, y he mantenido mi carrera con ese género y no entiendo por qué sucede siempre esa pregunta, ese cuestionamiento”, contó el intérprete de “Llegó el Pavo” a elCaribe.

Usó como ejemplo el caso del músico Dahian el Apechao’, quien recientemente hizo unos arreglos para Bad Bunny en su último álbum “Un verano sin ti”, en la canción “Después de la playa’’, canción que actualmente es un hit mundial. “Si Bad Bunny graba con Jandy o Rafeli dicen wow que lindo, pero como fue con Dahian el Apechao como que eso hay que tenerlo callado y no estoy de acuerdo con eso. Hay una generación que está haciendo su trabajo y vive de eso”, agregó.

La percepción sobre el tema que tiene Tulile va en la misma dirección que la de Silvio. En una reciente entrevista que tuvo “El Rey Tulile” en el programa el Show de Silvio Mora, comentó que “el merengue necesita sangre nueva”.

“La gran mayoría de nuestros merengueros queridos de RD, le ponen la voz a un tema hoy y tu pones un tema de los 90 y es la misma música con una letra diferente, digo que hay que darle la oportunidad a arreglistas nuevos, compositores nuevos, códigos nuevos, que lo que se necesitas es conectar con el público que sale a la calle, no con conectar con las personas que tienen 50 y 60 años porque esas personas no van a fiestas, nosotros tenemos que conquistar a los de 15, los de 20 y 25. Lo que tenemos que hacer con eso es música con letras limpias, modernas pero con los códigos de ahora” Mientras sigamos con lo mismo, no va a suceder porque el público no está consumiendo ese merengue, el juego cambió, al César lo que es del César.

¿En qué está el mambo?

Unos se han mantenido trabajando en el género como es el caso de Omega, Sujeto y Silvo Mora, aunque estos dos últimos, también han adoptado otras tareas. Oro 24 se ha estado enfocando más en las redes sociales y Silvo se ha abrazado más al mundo de la comunicación con “El Show de Silvio”.

Tulile lanzó el pasado mes de febrero “Yo vivo mi vida”, Julián Oro Duro en los últimos meses ha estado realizando covers y Juliana lanzó “Nos Fuimos”, hace dos semanas. Negro 5 Estrella, entró a las del dembow en su último disco “Sube la bocina”.

El mambo no está muerto. Alajazá y Dahian el Apechao, aportan su granito de arena y dan oxígeno a un movimiento que pelea por mantenerse en el gusto popular y que no es olvidado para fiestas multitudinarias en el país o para el momento que un artista de un género ajeno sienta la necesidad de innovar en otro, como lo hizo la española Rosalía en su más reciente canción “Despechá”.

Posted in A & E
agency orquidea

Más contenido por Patria Urbáez