PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El Convento de los Dominicos

En la monumental construcción que abarca más de una edificación, se concentra una significativa parte de la historia del Nuevo Mundo, que repercute en la actualidad. El paseo se inicia frente a una tarja en la cual puede leerse el siguiente mensaje:&#8

En la monumental construcción que abarca más de una edificación, se concentra una significativa parte de la historia del Nuevo Mundo, que repercute en la actualidad. El paseo se inicia frente a una tarja en la cual puede leerse el siguiente mensaje: “En este mismo lugar, en el año 1538 fue instalada mediante la bula In Apostulatus Culmine, la real y Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino, primera luz de la ciencia en el Nuevo Mundo.

Su continuadora, la Universidad Autónoma de Santo Domingo, faro de la juventud y del porvenir dominicano se inclina ante su propia tradición 1538-1968”.

El complejo donde en principio vivían los frailes, era más amplio, abarcaba iglesia, convento, la huerta y para el siglo XVIII se construyó La Capilla de la Tercera Orden, donde hoy funciona La Casa de la Juventud.

Esta orden estaba integrada por seglares. Era la iglesia de los laicos, de la orden seglar.
En la parte comprendida entre el convento y la iglesia, en el pavimento, quedan los vestigios de lo que fueran las aulas de la universidad, espacio en el cual recibieron docencia los primeros universitarios.

La puerta principal del convento está justo frente a la entrada de la iglesia, donde hoy funciona La Casa de la Juventud. En la parte trasera resaltan las flores de colores de la huerta a solo unos pasos del famoso Callejón de Regina, cuya fama dista mucho de su reducido espacio y el corto recorrido de su trayecto.

Se trata de un gran complejo que abarca, desde la iglesia, el convento donde viven los frailes y el centro de estudios. Es un complejo histórico, no solamente por la edificación, sino por todo lo acontecido aquí. Esta fue la sede desde donde fue pronunciado el famoso sermón de Montesinos, considerado como la primera comunidad. Aquí llegaron los frailes en defensa de los indígenas, que en ese momento estaban siendo objeto de opresión por parte de los españoles y al año de su llegada, en 1511 se produce el sermón que dio como resultado las Leyes de Burgos, que dieron como resultado, el derecho de gentes, principio de los Derechos Humanos.

Es un lugar histórico de importancia mundial, un referente histórico, cuna de la formación académica nacional. Aun en la parte frontal del edificio principal se observan las cimientes de las que fueran las primeras aulas donde se impartía docencia en la Universidad Santo Tomás de Aquino, la primera universidad del Nuevo Mundo.

Abierto al público

En este pequeño territorio se escribieron páginas importantes de la historia, aquí se edificó la primera universidad, fue donde llegaron los Dominicos, fue desde donde se pronunció el sermón de Montesinos, que representó el inicio de la defensa de los Derechos Humanos.

El Convento de los Dominicos está abierto de lunes a viernes de ocho y media a doce y treinta y de tres a cinco treinta para realizar visitas.

Fray Octavio Sánchez, fraile dominico, explica que aparte de la iglesia, que es lo que más se conoce, está el convento donde viven los frailes y funciona como centro de estudios.

Allí se opera el Centro de Teología, en las mañanas, donde estudian aquellos que se están formando para cura y que pertenecen a las diferentes congregaciones y en las tardes, asisten laicos a recibir estudios de Teología para laicos.

La fundación jurídica del convento es del año 1510. Lugar donde nació la primera Universidad de América, autorizada por la Bula “En Apostulatus Culmine” del papa Paulo III en 1538. Esa universidad se llamó Santo Tomás de Aquino.

El convento por dentro

Sus muros cuentan una gran parte de la historia cultural de la isla. Una historia que es contada todos los días a los visitantes que se interesan por conocerla y compartirla. El día comienza con la misa de las siete de la mañana. Es el escenario por excelencia para las bodas, tanto para la celebración de la ceremonia religiosa como para la sesión de fotos.

En la iglesia, que nació como la Iglesia de la Tercera Orden, hoy funciona la Casa de la Juventud, pero su edificación es más moderna. Data del siglo XVIII.

Como dato relevante, cabe destacar que se trata de la iglesia de culto, actualmente abierta, más antigua del Nuevo Mundo. Fue terminada en el 1535, es decir que su construcción tuvo lugar primero que la Catedral Primada de América.

En el primer nivel, además de aulas, hay salones para conferencias y charlas y otras reuniones, mientras que el segundo nivel está destinado a las aulas y habitaciones donde viven los frailes. A lo largo del pasillo, en las paredes diferentes murales e inscripciones van ofreciendo todos los detalles y datos de interés. Es como si los muros contaran su larga historia, lo que facilita a los visitantes y les da información de todos los acontecimientos que tuvieron lugar dentro y fuera de sus muros.

En el convento se encuentra una cronología de la orden, que relata que la Orden de Predicadores fue fundada hace casi ocho siglos por un español de nombre Santo Domingo de Guzmán.

Explica que para el 1510 ya habían llegado los primeros frailes de la Orden de los Dominicos. Los primeros en llegar fueron fray Pedro de Córdoba, fray Antonio de Montesinos, fray Bernardo de Santo Domingo y el hermano Domingo.

El 21 de diciembre de 1511, en un gesto sin precedentes, aprovecharon la Misa Mayor, para elevar su enérgica y comunitaria protesta ante las autoridades de la isla en defensa de los esclavizados indios.

En esta cronología se ofrecen los detalles de acontecimientos tan significativos como la promulgación de las Leyes de Indias, entre otros.

Antes de llegar a la Capilla del Rosario 

De camino a la iglesia del convento, a lo largo del pasillo, varios salones destinados a diferentes funciones llevan los nombres de los frailes, el primero honra a fray Francisco de Vitoria, le sigue Bartolomé de las Casas, Antonio Valdivieso, fray Pedro de Córdoba, cada salón con la imagen de cada fraile correspondiente. Llaman la atención los sellos, el primero es el Sello del Imperial Convento de Santo Domingo de la Isla Española, el de más arriba es el Escudo Tradicional por el que se conoce la Orden de Predicadores y el tercero, es el Sello de la provincia Santa Cruz de Indias, de la Orden de Predicadores con la representación de un milagro experimentado por Fray Pedro de Córdoba. Una tarja en madera en la que se lee: “fray Vicente Rubio restaurador del escudo de la Ciudad de Santo Domingo, es un sacerdote ejemplar y elocuente orador, riguroso investigador de la historia colonial y de la Orden de Predicadores de América. Entrañable ser humano”. A unos pocos metros, se encuentra la Capilla del Rosario, considerada como una joya, no solo por sus vitrales hermosos, sino por su valor histórico y extraordinaria belleza arquitectónica. 

Ubicación
La puerta principal del convento está justo frente a la entrada de la iglesia, donde hoy funciona La Casa de la Juventud”.

Amplio
El complejo era más amplio, abarcaba iglesia, convento, la huerta y para el siglo XVIII se construyó La Capilla de la Tercera Orden”.

Paseo
La puerta principal del convento está justo frente a la entrada de la iglesia, donde hoy funciona La Casa de la Juventud”.

Posted in Cultura
agency orquidea