Mi primera década en elCaribe

Compartir

El número 10 me persigue los últimos días y, de manera especial, para recordarme la publicación de mi primer artículo en elCaribe a inicios de enero de 2011. Lo recuerdo como si fuera ayer, pero ha transcurrido una década. Ha sido un camino arduo, gratificante y cargado de un aprendizaje constante.
Y es que los sueños se cumplen. En 2004, próximo a la publicación de mi primera obra: “La vida, la amistad y el amor”, el escritor Avelino Stanley, director de Cocolo Editorial, a través de la cual se reproducía el libro, me pasó una nota en la que me remitía a la redacción del periódico elCaribe para una entrevista.
Tenía 17 años, todavía no contaba con una cédula de identidad y electoral, tal como se apuntó en la entrevista en aquella ocasión, y estaba allí donde mismo se han sentado grandes figuras. Mi papá siempre me dice que soy su pequeña gigante.

Lo menos que pude imaginar en aquel momento era que me iba a formar en el mundo del arte, pero de lo que sí estaba consciente era del deseo de escribir alguna vez a través de elCaribe.

Me siento afortunada, pues a pesar de encontrar muchas puertas cerradas, pude toparme con un hueco y este me ha permitido penetrar en un mundo de aventuras en el que además de la experiencia que he venido acumulando en el mundo del arte, he podido sumar grandes amigos.

Hay mucha gente a la cual agradecer, dado que, sin el apoyo y confianza depositados en mí en estos años, no hubiese sido posible continuar. Algunos solo los conozco de nombre y cuyo rostro me es familiar por las imágenes que acompañan sus escritos, pero a pesar de eso, son ángeles que se han mantenido presente, revestidos de gran paciencia. A todos esos grandes seres que diariamente están pendientes de una nueva edición del periódico, y a quienes se mantienen produciendo arte y cultura, gracias del alma.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir