Joker (1 de 2)

Compartir

El filme es igual a la definición del payaso o ‘clown’ del tipo Augusto (hay cuatro tipos de payasos): Es extravagante (en su narrativa), absurdo (representado por Joaquín Phoenix como Arthur Fleck), pícaro (en su marketing), enmarañado (intencionalmente en su visión social), sorprendente (en su cinematografía), fanático (en su textura ideológica), sedicioso (en su enunciado presumido de desvelos por la salud mental), y a la vez torpe en su constitución al codiciar englobar tantos temas como le fuera posible con el objetivo de alcanzar variado y gran público. Su director-guionista Todd Phillips en entrevistas afirma que es inspirada en ‘Network, un mundo implacable’, ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’, ‘Tarde de perros’, ‘El rey de la comedia’ y ‘Taxi driver’. Inspirada en la época en que están realizadas esas películas, en las que los personajes estaban muy bien estudiados y trabajados. Hablamos de entre mediados de los setenta y los ochenta. Queríamos –dice- que pudiera estar encuadrada en esa época. La furia del joker en la película está enfocada en la gente con poder, en la gente rica, y se le preguntó si “¿tiene entonces la película un mensaje político subliminal?” y respondió que “de haberlo no sería subliminal. No creo que la película sea tan política. Yo veo la película como más humanista, que lidia con preocupaciones muy humanas. Como la falta de amor, falta de empatía, traumas infantiles… estas son las cosas que para mí son el trasfondo de la película. Más que la política (…) y agregó que “la película toma lugar en un mundo ficticio. Puede tener invocaciones del mundo real, opciones, pero es un personaje ficticio en un mundo ficticio que ha existido durante ochenta años (…) la película hace declaraciones sobre la falta de amor, el trauma infantil, la falta de compasión en el mundo. Creo que la gente puede manejar ese mensaje” (…) y que su éxito se debe a que cree “que es porque la indignación es una mercancía, creo que es algo que ha sido una mercancía por un tiempo. Se sabe que Phillips es un exitoso productor y maestro del marketing cultural, de ahí se entiende toda esa aura en torno al filme y su inusual éxito taquillero y artístico; sobre todo, tratándose de una estructura en la que la acción fue mandada a descansar, y una ausencia de tensión que manda madre, pero lo cubre todo con fanatismo ideológico trasnochado con su muleta gore.

HHHH Género: Drama psicológico. Duración: 121 minutos

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir