Raíces de la identidad dominicana, de Reina Rosario

Entre los grandes vacíos que ha mostrado la educación nacional se destaca el desconocimiento de los estudiantes, y de los mismos docentes, de la verdadera identidad del pueblo dominicano. Es la respuesta que procura dar la historiadora Reina Rosario con su ensayo Raíces de la identidad dominicana, que lleva tres ediciones en menos de cinco años.
Como toda investigación respetuosa del rigor científico, la realizada por Rosario hurga en los antecedentes recorridos por otros autores, con las debidas definiciones de conceptos como Cultura, Identidad, Identidad cultural, Nación, Nacionalismo, Patria y Patriotismo, para luego pasar al recuento analítico de lo que ha sido la formación del ser dominicano, siempre en rebelión contra potencias coloniales que solo han buscado su explotación, manipulación y alienación.

Con un componente racial mayoritariamente taíno, africano y europeo, la historiadora entiende que es tiempo “de que el pueblo dominicano conozca sus raíces y le dé el lugar que se corresponde con cada una”. Se trata de la identidad de un pueblo en lucha, con aportes de los aborígenes rebeldes, españoles como Montesinos y los dominicos, así como de africanos como Lemba.

Destaca hazañas de personajes prácticamente desconocidos por la población, como Hernando de Montoro, quien enfrentó las devastaciones de Osorio en 1606, determinantes de la división de la Isla de Santo Domingo en dos naciones con culturas e idiomas diferentes.

Montoro, un mulato adinerado, “se convirtió en el líder de los rebeldes”, resalta Rosario, y le reconoce al historiador Manuel Arturo Peña Batlle el haberlo bautizado como “el primer dominicano”. Refiere también a Diego López de Redondo, el sacerdote que llamó a desobedecer la orden del rey para el traslado de los pueblos del noroeste a lo que hoy conforman a Monte Plata y Bayaguana. Rosario recomienda retomar a Duarte, por una identidad abierta y democrática, digna de luchas como el cimarronaje, la Independencia, Restauración, contra las invasiones norteamericanas y la Revolución del 1965. Tal como señala el prologuista Orlando Inoa, “es un libro necesario para los actuales momentos”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.