Felipe Alou, líder revolucionario del siglo pasado

Felipe Alou es homenajeado en la ciudad de New York.
Fue el primer jugado dominicano de posición en participar en un Juego de Estrellas en las Ligas Mayores de Béisbol

La Zona Retro de esta semana va dirigida a la leyenda del béisbol Felipe Alou, que representó dignamente a la República Dominicana en tierras extrajeras con su buen accionar dentro y fuera del terreno de juego.

Felipe Alou es considerado una leyenda viviente del beisbol nacional e internacional, durante su paso por las ligas mayores de béisbol se encargó de poner el nombre del país por todo lo alto, destacándose por su buen desempeño.

En su estadía por las Ligas Mayores de Beisbol (MLB), fue compañero de equipo de los mejores jugadores de la liga como Willie Mays y Hank Aaron, dos de los cinco jugadores con más cuadrangulares conectados en las Grandes Ligas en todos los tiempos.

Aunque tuvo una exitosa carrera en el mundo del beisbol, para Alou no todo fue color de rosas, ya que para poder dejar su huella en el terreno tuvo que hacerle frente al racismo despiadado y la xenofobia que existía en la MLB en esa época, no obstante, a esa situación se mantuvo enfocado en el juego hasta llegar a convertirse en una estrella de la liga.

Sus Inicios

Felipe Rojas Alou nació el 12 de mayo de 1935, en Haina, San Cristóbal. Desde que era un adolescente mostraba buenas condiciones atléticas, su primera firma como agente libre amateur fue el 14 de noviembre de 1955 y fue llevada a cabo por el scout Horacio Martínez, quien laboraba para la organización de los Gigantes, que para la época todavía se encontraba en la ciudad de Nueva York.

El mismo año de su firma (1955) pero meses antes, Alou formó parte de la selección nacional de beisbol que ganó medalla de oro en los Juegos Panamericanos celebrados en Ciudad México. Un año antes había competido con el equipo dominicano de atletismo, en la modalidad de lanzamiento de jabalina, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, escenificados igualmente en la capital azteca.

La participación de Felipe Alou en los Juegos Panamericanos de 1955 fue lo que motivó al equipo de los gigantes de Nueva York a reclutarlo a sus filas.

Ligas Mayores

Felipe Alou fue firmado en el 1955 pero no fue hasta el año 1958, específicamente el 8 de junio, cuando hace su debut en las Ligas Mayores de Beisbol (MLB). Años antes a su debut había jugado en Clase C, en la Liga Evangelina, por la segmentación racial del ese entonces. Con su debut en la MLB el 8 de junio del 1958, Alou se convirtió en el segundo dominicano en jugar en las Grandes Ligas, siendo el primero Osvaldo “Ozzie” Virgil dos años antes.

En su permanencia de 17 años (1958 - 1974) en la gran carpa, Felipe Rojas Alou jugó, también con Bravos de Milwaukee y de Atlanta, Atléticos de Oakland, Expos de Montreal y Cerveceros de Milwaukee. Originalmente empezó su carrera como jardinero, pero luego se desempeñó como inicialista. Felipe terminó su permanencia las Ligas Mayores con promedio de .286, 985 carreras anotadas y 852 remolcadas, 359 dobles, 49 triples, 206 jonrones y 107 bases robadas, viendo acción en 2 mil 82 partidos.

Secuestro a Felipe y Marichal

En invierno de 1963, días previos al inicio del campeonato de ese año, los estelares del equipo de los Gigantes Felipe Alou y Juan Marichal recibieron amenazas de secuestro si participaban en el torneo.

Un grupo de jóvenes se dirigió por separado a las estrellas Felipe Alou y Juan Marichal para dejarles saber que corrían el riesgo de secuestro si no desistían de su participación en el campeonato.
Alou también fue perseguido por un vehículo desconocido que trato de bloquearle el paso en varias ocasiones, pero al final desistió y lo dejó en paz.

Felipe el Dirigente

Después de concluida su carrera como jugador activo, Felipe trabajó en la organización de los Expos de Montreal como instructor de bateo y mánager en los sistemas minoritarios. El 22 de mayo de 1992 fue designado manager de los expos de Montreal para sustituir a Tom Runnels.

En Montreal, Felipe desarrolló una extraordinaria labor con los jóvenes talentos, sobresaliendo entre ellos, su hijo Moisés y jugadores de la talla de Larry Walker, John Wetteland entre otros.

Con solo dos años como dirigente, y luego de haber obtenido el mejor récord de su división, en 1994 Alou recibe el premio de Dirigente del año de la liga americana.

Hazañas

Felipe Alou fue el primer jugador dominicano de ofensiva en participar en un Juego de Estrellas en las Grandes Ligas y también tuvo el honor de ser el primer mánager latino en ganar un Clásico de Verano el 11 de julio de 1995.

También fue el primer dominicano en fungir como dirigente titular de un equipo en las Ligas Mayores. En el año 2020 fue galardonado con el premio Tony Gwyn que reconoce el impacto positivo de una vida atada al béisbol uniéndose a una lista selecta de personas premiadas con ese trofeo.

En 1981 por sus múltiples logros en su carrera Felipe Alou es incluido en el Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano. En 2015 en el país se le rindió Homenaje por su carrera deportiva como jugador y manager en las Ligas Mayores, y un año más tarde los Gigantes de San Francisco denominaron “Felipe Alou” a su academia con sede en Boca Chica.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.