Afecciones cardíacas y sus señales de advertencia

Compartir
Quien padece una enfermedad cardíaca y no lleva los lineamientos de cuidado llega a tener una progresión de la afección y afectación de otros órganos.
Existen signos y síntomas importantes que nos avisan que debemos asistir al médico o a emergencia inmediatamente

Es importante conocer que las afecciones cardíacas comprenden: enfermedad de las arterias coronarias (cardiopatía isquémica); trastornos del ritmo cardíaco (arritmias); defectos cardíacos, con los que se nace (cardiopatías congénitas), entre otros, indica la cardióloga Mayra Melo, directora de la Asociación Instituto Dominicano de Cardiología.

Partiendo de esto, señala que resulta difícil categorizar, quiénes son los más propensos a padecerlas. Sin embargo, existen los llamados factores de riesgo cardiovasculares, que nos permiten identificar las personas proclives a desarrollar estas enfermedades. Estos factores se dividen en modificables y no modificables. Los no modificables son: edad, sexo y antecedentes familiares. Entre los modificables están: fumar, presión alta (hipertensión) niveles de colesterol elevados (dislipidemia) diabetes, obesidad, algunos tratamientos de quimioterapia y radioterapia, sedentarismo y estrés emocional.

Para conocer más sobre estas enfermedades, la especialista en el tema responde a elCaribe las siguientes interrogantes:

¿Cuáles son los signos o síntomas que nos mandan una advertencia de que podríamos estar sufriendo una afección relacionada con el corazón?
Hay signos y síntomas importantes que nos avisan que debemos asistir al médico o a emergencia inmediatamente por sospecha de enfermedad cardíaca, como son: dolor de pecho, falta de aire o dificultad para respirar, pérdida del conocimiento o desmayo. Otros son dolor de cabeza, mareos, palpitaciones, hinchazón pies y/o piernas, coloración azulada o violáceas de labios, rostro o extremidades.

¿Quiénes son los más propensos a sufrirla?
La mejor forma de prevenir una enfermedad del corazón es llevar un estilo de vida cardiosaludable, que consiste en una alimentación adecuada como comer bajo de sal y bajo en grasas, incluir verduras, frutas, granos, pescado azul, carnes magras. Disminuir la ingesta de azúcar y carbohidratos, mantener un peso adecuado, realizar actividades físicas y al aire libre, cómo hacer ejercicios, mínimo 30 minutos diarios o 5 días a la semana. Dejar de fumar, disminuir el consumo de alcohol, reducir y controlar el estrés emocional.

¿Cómo debe ser el ritmo de vida de una persona diagnosticada con una enfermedad cardíaca?
Esto dependerá del tipo de afección que padezca y del estadío en que se encuentre. Por eso es necesario preguntar a su médico, cuáles actividades puede realizar y cuáles no, y seguir las recomendaciones generales para llevar un estilo de vida cardiosaludable.

Una persona con diagnóstico, pero que no se cuida, ¿cuáles pueden ser las consecuencias?
Todo aquel, a quien se le diagnostica una enfermedad cardíaca y no se cuida, es decir no cumple con el régimen indicado por su médico, corre el riesgo de presentar complicaciones propias de la enfermedad que padece. Es decir, progresión de su enfermedad, así como, afectación de otros órganos, desarrollar por ejemplo daño del corazón, cerebro, riñones, arterias coronarias y periféricas entre otros.

¿Puede tener larga vida una persona con una condición relacionada con el corazón?
Variará de acuerdo al tipo de afección que tenga y si presenta daños a otros órganos, así como también del cumplimiento a cabalidad del tratamiento que incluye no sólo medicamentos sino también, cambios en el estilo de vida.

¿Qué incluye el tratamiento de una persona afectada?
El tratamiento va dirigido específicamente al tipo de padecimiento. Si es un paciente con defecto cardiaco de nacimiento o cardiopatía congénita, probablemente ameritará cirugía o procedimiento intervencionista para corregir defectos. En la enfermedad coronaria, cateterismo para diagnosticar arterias afectadas y colocación Stents. En arritmias, estudio electrofisiológico diagnóstico y terapéutico (ablación) para aislar el foco que origina o implante de dispositivo para frenar la arritmia. Requerirán, además, el uso de medicamentos acordes con el padecimiento.

Antihipertensivos para control de la presión, anticoagulantes en pacientes con propensión a desarrollar coágulos, medicamentos para bajar el colesterol en pacientes con hipercolesterolemia, entre otros. En sentido general, todos los pacientes deberán controlar los factores de riesgo cardiovascular.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?
En primer lugar, la historia clínica del paciente, esta nos orienta sobre qué métodos de análisis y pruebas clínicas debemos usar para confirmar nuestros diagnósticos.

Si se sospecha de daños estructurales, entonces, los estudios se basan en imágenes, ecocardiografía, resonancia magnética y otras pruebas y estudios. En enfermedad coronaria, prueba de esfuerzo si aplica, cateterismo cardíaco... En caso de sospecha de arritmias, monitoreo electrocardiográfico ambulatorio ( holter) , estudios electrofisiológicos, entre otros.

¿Qué recomienda?
Cambios en el estilo de vida, esto incluye, dieta cardiosaludable, hacer ejercicios de manera regular, mantener un peso adecuado, disminución en el consumo de alcohol y manejo del estrés. Pero, es de suma importancia cumplir con el tratamiento indicado por su médico. Tomar los medicamentos en las dosis y horario recomendado y asistir a las citas de seguimiento.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir