Una oficina bonita puede elevar la productividad

Tener los objetos necesarios en tu oficia te empujará a ser más eficiente.
Una oficina decorada aumenta el ánimo, la productividad, aleja el estrés y mejora la creatividad

Muchos dicen que la oficina es su segunda casa, y no es para menos, ya que allí es el lugar donde pasan más tiempo. Esta es una razón para no tenerla descuidada y que sea aburrida, porque si lo es, lo único que generará son ganas de no querer volver.
Aunque hay una parte de la población que encuentra en su oficina desordenada, un día muy creativo para trabajar, varios estudios han concluido que las personas que trabajan en ambientes desordenados son menos eficientes y persistentes que aquellas que laboran en oficinas impecables. Entonces, claro está, que tener tu espacio decorado te alejará el estrés y mejorará tu productividad.

Si tu área de trabajo aún están sin adornos y se proyecta sin vida, esta es la oportunidad de tomarla en cuenta. De esa forma lograrás tener un lugar más acogedor y bonito que te aportará mucho más ánimos para trabajar.

Consejos a tomar en cuenta

1. Adapta la oficina acorde a tus necesidades y gustos.
2. Para un aire nuevo, pintar te ayudará. El azul es uno de los colores más apropiados para pintar una oficina. Es un tono relajante pero que invita a la productividad. Si trabajas en una empresa donde los colores forman parte de ella, con cuadros, stickers o fotografías puedes darle un toque especial.
3. ¿Te gustan las plantas? Sea sí o no la respuesta, deberías contemplar la idea de tener al menos una en tu oficina y la razón es muy sencilla: está demostrado que no solo enriquecen el espacio, sino que además mejoran nuestra productividad.
4. Mantén en tu escritorio todo aquello que vayas a necesitar en el día a día y trata de tenerlo cerca para no tener que perder tiempo buscando utensilios y objetos que sabes que vas a necesitar.

¿Te animas?

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.