PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
ESCUCHA ESTA NOTICIA

La práctica de la transparencia en la administración pública genera confianza. Un funcionario público honesto actúa con transparencia, si se equivoca, lo reconoce. La práctica de la honestidad genera rendición de cuentas y, a su vez, confianza en la población. Las personas honestas que llegaron por elección al puesto, cumplen las promesas que hicieron en la campaña. Se puede calificar a un gobierno como honesto, cuando informa al pueblo sus ejecutorias y sus funcionarios no toman lo que no les corresponde, aunque tengan la oportunidad de hacerlo.

Los funcionarios honestos no aceptan compromisos que no podrán cumplir. Ser honesto implica obrar con rectitud, no mentir, no generar en otros expectativas falsas; es tratar a los gobernados como al funcionario público le gustaría ser tratado.

La administración pública, requiere de hombres y mujeres que asuman la honestidad como un estilo de vida, que no vean el puesto como una oportunidad para enriquecerse. Si se practica la honestidad en la administración pública, se tendrá en cuenta el bien común y el respeto a los derechos de los demás. Las riquezas que genera la nación tienen un solo dueño: el pueblo dominicano.

La práctica de la honestidad garantiza que las inversiones atiendan las necesidades básicas insatisfechas de las comunidades, La falta de honestidad incrementa la pobreza y en consecuencia, la reducción de la calidad de vida de la gente.

A los funcionarios que no practican la honestidad, no les importa la situación de los demás. Si se logra instalar hombres y mujeres honestos en la administración pública, los campesinos tendrían mejores caminos vecinales para transportar sus productos; habría mejores hospitales, mejor educación, acceso con calidad al servicio de agua, a energía eléctrica más barata, a más y mejores empleos. La población requiere que se practique la honestidad en la administración pública en República Dominicana para que la vida de todos y todas, sea más digna.

Posted in Aula Democrática
agency orquidea

Más contenido por Carlos González