No disyuntiva

Compartir

O tu emprendimiento o tu empleo público; no ambos. El “dilema” generado por la ley 340-06 entre aquellos cargos públicos incompatibles para ser proveedores del Estado. No es pecado ser político y empresario; pero como el poder privilegia a quien lo tiene sobre aquellos que no, y desalienta así justa competencia, equidad y transparencia en las compras gubernamentales, si un político obtiene una posición estatal de determinada categoría, la ley y la ética pública obligan a suspender la actividad de negocios privada. Si casualmente políticos son los mejores oferentes en una u otra actividad mercantil, sus negocios deben ser florecientes, rentables y no deberían preferir trabajar para el Estado, sino hacer negocios, legítimamente, con este. No hay disyuntiva en realidad.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir