Derecho al robo

La ideología de moda ha logrado modificar muchas cosas. Entre ellas, la percepción de lo que es un derecho. Y esto se refleja, muy particularmente, en el tema de la vivienda.
Lo tradicional era “tengo derecho a una casa, siempre y cuando la pague. Y quien me la venda o alquile tiene el derecho a cobrármela”.

Pero la nueva onda de los “derechos sociales” es otra: “por el mero hecho de haber nacido, merezco una vivienda. Y si no puedo pagarla, alguien debe pagarla por mí”.

Se favorece al que se arrima, sin pagar. Y se le pone el nombre de derecho. Pero es robo. El Estado le quita lo suyo a alguien para dárselo a otro. Y por supuesto el derecho del que trabajó y ahorró para comprar la vivienda, no cuenta.

En la misma dinámica se suman todos los demás derechos: a salud, a comida, a pensiones, al crédito público (y a no honrar tu compromiso si no puedes)...a todos, menos a que se respete la propiedad.

En España y en República Dominicana, por ejemplo, son prácticamente imposibles los desahucios (muy desagradables, pero concebidos para proteger al propietario); no puedes “echar” al que no te paga un alquiler, aunque seas una anciana que solo cuenta con eso para vivir.

Y los “okupas” son aplaudidos y se les justifica por ejercer su derecho social. El dueño de la vivienda ocupada que se aguante.
Vivimos ya en un mundo donde se incentiva y respeta la usurpación con retórica demagógica y sensiblera. Donde se castiga al ciudadano que se ha esforzado para producir lo suyo, que ha sido responsable y ha hecho sacrificios. Para arrimar a los que no (porque los pobres, no pueden, no lo logran, merecen solidaridad...).

A estos se les permite robar. Porque no sabrán producir para comprar un piso, ni ser responsables con sus cuentas.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.