Juramentos

    Compartir

    Se jura ante Dios, ante la justicia, ante la bandera y ante todo lo que conlleve una obligación o compromiso que se asume definitivo. Aquí se jura y juramentan como beberse un vaso de agua, más liviana que cualquier otra bebida. La jura sin embargo no pierde vigencia. Se usa una y otra vez. Los políticos de nuevo la sacaron de su lar sacramental y la han convertido en instrumento de campaña. Uno comenzó con un grupo que a lo poco dijo que si bien levantaron la mano, no juraron, como si hubiese sido un montaje o engaño, y desde entonces los juramentos se han multiplicado como la verdolaga, antes de que se consumiera como ensalada.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir