¡Qué pena!

    El presidente Donald Trump fue el “gran protagonista” ayer en la Asamblea General de la ONU, infringiéndose daño a sí mismo. Llegó tarde y según la agencia AP, fue recibido con “un aplauso amable y miradas incómodas al promover su borrascosa versión de EEUU primero”. Agrega: su “discurso jactancioso sobre el poderío económico y militar de EEUU” provocó “gestos de incredulidad y risas de las decenas de jefes de Estado presentes… En lugar de aplausos o señales de aprobación, sus audiencias reaccionaron con risillas e incluso algunas carcajadas. Trump se mostró azorado momentáneamente, para agregar que esa no era la reacción que esperaba, pero dijo: “no hay problema”. ¡Qué pobre representación del liderazgo de EEUU! ¡Qué pena!

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.