¿Quién?

    No resulta tan fácil de entender que el gobierno nacional adeude a los productores de uva de Neyba RD$6,300.000 correspondientes a la producción de vino del año pasado. La deuda, documentada con la declaración del director del Instituto Nacional de la Uva, ingeniero Wilson Radhamés Tejada, es simplemente incomprensible. Ese dinero, para esos pequeños productores es como la vida misma. La deuda se origina en una acción positiva del Plan Social de la Presidencia, que recibe a fin de año toda la producción, para sus programas de donaciones, para garantizarles el mercado. Muy bien, pero si no les pagan es igual a no haber vendido. Ya pasó a deuda pública. ¿Quién se apiada? Los productores esperan.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.