Todo puede ser

    Los restos humanos reciben un tratamiento especial sometido a protocolos y convenciones internacionales suscritas por el país. Son manejados con estrictas normas que aseguran su disposición final. Las piernas humanas, muestras de sangre y otros espeluznantes desechos con indicaciones de que salieron de un hospital y terminaron en el Parque Mirador Norte, una dependencia estatal, resultan sospechosas. No se puede culpar a un “tipo” que tiene la misión de disponer de esos restos en un vertedero, porque lo habitual es que una empresa o un crematorio del centro médico dispongan de los mismos. Dicen que fueron “puestos” con la perversa idea de distraer la atención pública ante sucesivos escándalos en la Administración. Puede ser.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.