Disyuntivas de estado ante una dicotomía

Con frecuencia los gobernantes se ven frente a una dicotomía o bifurcación, que les crea una disyuntiva sobre qué camino tomar. La Covid-19 y sus mutaciones o variantes colocan a los gobernantes ante una bifurcación o dicotomía que los puede llevar a un fracaso político de tal magnitud que algunos han sido sacados democráticamente del poder.

Se presumía que la vacuna solucionaría; no ha sido así, con ella se reduce la mortalidad, lo que es bueno, pero no evita el contagio. La dicotomía es clara, atender la pandemia o a la economía. No es, sin embargo, una disyuntiva difícil, puesto que ambas deben ser asumidas.

Atender solo la salud, afectaría la economía. Pero enfocarse en la economía es afectar la salud y ésta agravar la economía. La economía se crea y produce para las poblaciones y si ellas se enferman lo afecta todo, incluso la economía.

¿Recurrir a “inmunidad del rebaño”? Esta decisión equivale a hacerse el indiferente, para que la economía sea la atención principal, pero hacerlo afecta las capacidades productivas de la población y los centros comerciales. Además, desborda la capacidad instalada del sistema de salud, bloquea las actividades educativas, ignora a la parte de la población con el sistema inmunológico comprometido y de muchas otras.

Puede creerse que en una crisis como está el sector privado productivo debe jugar su rol. Pero obviamente, el Estado es el principal responsable para, además de su papel de regulador, solvente aspectos sanitarios básicos que sostenga y no colapse el sistema de salud, y tampoco colapse el aparato económico productivo y comercial.

La pandemia del Covid-19 experimenta mutaciones y variables; eso significa que las decisiones del Estado deben ser revisadas frecuentemente. Por ejemplo, el ómicron no es tan letal, pero mucho más contagioso, por lo que la resolución vigente desde abril de 2021, de la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales, Res 00237-202, que autoriza una sola prueba anual RT. PCR del Covid-19, financiada por el Estado a las ARS y Senasa, debe revisarse, debido a que las pruebas permiten controlar el contagio. Otro ejemplo, el Ministerio de Trabajo, por resolución dispuso que la licencia médica es por siete días, no más; eso es un exceso, los médicos son los capacitados para disponer.

Mi esposa y yo estamos rebasando un contagio, y no nos parece que los gastos de laboratorios y medicamentos los pueda solventar una familia de ingresos a nivel de la canasta familiar. CNN trae una información el sábado pasado cuyo título lo dice todo: “Una ‘tormenta viral’ de infecciones de Covid abruma a los hospitales” A seguidas explica: “A medida que la escasez de pruebas de covid-19 agrava una creciente crisis de nuevas hospitalizaciones, más estados de Estados Unidos están luchando para ayudar a los hospitales y las redes de atención médica con personal y suministros”.

Presidente Abinader, la indiferencia es dejar hacer, dejar pasar; es aplicar la “inmunidad del rebaño”. Ese camino agrava la Pandemia y termina afectando la economía. Así como los gobernadores estadounidenses van en ayuda, el gobierno dominicano tiene esa obligación. Es sabido que los grupos económicos tienen tanto poder como para inducir sus propias decisiones, pero el Estado es para ante dicotomía como esta resolver por el bienestar de todos.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.