El agua

    Compartir

    La temporada ciclónica está a punto de terminar, el 30 de este mes, cuando se supone empezarán a disminuir las lluvias, aunque no sería raro que se produzcan algunos volúmenes importantes de precipitaciones en un mundo sometido al estrés del cambio climático.
    La realidad es, que después de un año seco como el pasado, y una sequía en los primeros meses de este año, esta temporada ciclónica rompió las previsiones sobre formación de tormentas y huracanes.

    Asumimos que todos los reservorios están llenos y que los agricultores han podido reponerse. Y para lo que queda del año, es previsible que tengamos agua para la agricultura y las ciudades.

    Según la tradición, no habría que preocuparse por agua en los próximos meses, pero hay un problema de fondo, el manejo racional y conveniente de las aguas.

    Y todavía sigue en el Congreso la iniciativa para instituir una norma sobre el manejo del recurso agua, la cual tiene 15 años “en discusión”. Al final de la legislatura pasada, fue aprobada en el Senado.

    La importancia de esa ley es reconocida por todos. Sin embargo, lo más importante es que haya una comprensión sobre la necesidad de impulsar políticas sobre el agua.

    Quienes gobiernan la Nación han dicho que priorizarán la aprobación de iniciativas claves. Dos no deberían esperar más: la norma sobre el agua y el ordenamiento territorial, que por su impacto en el uso de suelo es esencial para reenfocar el crecimiento económico y social.

    Todo esto viene a cuento por la advertencia de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) sobre “el estado mundial de la agricultura y la alimentación 2020”, y los retos que plantea la escasez de agua en el mundo, lo cual requiere “acción urgente” para garantizar una gestión sostenible de la misma para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) vinculados con este recurso. Y es que el agua impacta todos los demás objetivos, y sin una gestión adecuada, los propósitos de las políticas de seguridad alimentaria están condenados al fracaso, y por extensión, el plan de Hambre Cero.

    El agua, que ha sido tan abundante en estos días, requiere atención fundamental.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.

    Compartir