El papel de Duarte

    Compartir
    Duarte de Urdaneta.

    En ocasión del natalicio mañana de Juan Pablo Duarte, queremos recordarlo como el principal forjador de las ideas que movieron a los pobladores de la parte oriental de la isla Española a reconocerse como un pueblo, por identidades resumidas en la misma lengua, cultura, tradiciones y costumbres, que lo hacían único para constituirse en una nación libre de toda dominación foránea.

    Nacido el 26 de enero de 1813, Duarte recibió una esmerada educación. Su familia lo envió a Inglaterra a completar sus estudios. Conoce a Francia y España. En la Europa de la época predominaban las corrientes liberales. Era inevitable que un joven de América quedara influenciado por el pensamiento progresista.

    Imbuido de esos sentimientos regresa a la isla. Auspicia la organización del movimiento clandestino La Trinitaria, el 16 de julio de 1838, donde se fragua el proyecto de separación de Haití. La Trinitaria fue el núcleo de multiplicación del sentimiento liberal orientado a la proclamación del nuevo Estado.

    Duarte logra la adhesión de Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandro Pina, Jacinto de la Concha, Félix María Ruiz, José María Serra, Benito González, Felipe Alfau y Juan Nepomuceno Ravelo, y más adelante, Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez, que vendrían a jugar un rol estelar en la lucha iniciada.

    Duarte lo dio todo, prácticamente se olvidó de sí, y cuando fue detectado por el gobierno de ocupación, conoció su primer exilio, en 1843. Pero no se desentendió de su compromiso en pro del proyecto de nación. El manifiesto del 16 de enero de 1844 confirmó cómo sus ideas habían prendido, y los liberales y conservadores criollos, coincidían sobre la necesidad de proclamar la República. Y se lanzó el grito del 27 de Febrero.

    Retorna del exilio y se entrega a la defensa de la joven nación, pero su nobleza, su entereza y desprendimiento no fueron bien entendidos. Condenado al exilio, muere en la pobreza absoluta el 15 de julio de 1876, en Venezuela.

    El mártir había cumplido con su deber. Su pensamiento liberal, sus valores, su amor por la dominicanidad y su forma de vida, es su legado, que cada vez es más vital…

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.

    • Etiquetas
    • d5
    Compartir