El presidente dominicano en China

    Después del establecimiento de relaciones diplomáticas entre República Dominicana y China Popular, el primero de mayo pasado, se abrió una nueva era entre los dos países. Fue el reconocimiento de una realidad tardíamente, toda vez que desde 1949 habían sido privilegiados los vínculos con Chiang Kai-shek y sus seguidores, que se refugiaron en la isla de Formosa, donde proclamaron la República de China en Taiwán, tras el triunfo del Ejército Rojo de Mao Tse-tung.

    Aún después de la resolución del 25 de octubre de 1971 que reconoció a la República Popular China como el único representante legítimo de China ante las Naciones Unidas, la República Dominicana mantuvo sus relaciones con Taiwán, siguiendo una política que venía a ser una prolongación del período de la guerra fría.

    Al final, los dominicanos reconocieron el sentido de la historia y dieron el paso debido ante la realidad que constituye la existencia de una potencia económica con más de mil 300 millones de habitantes, que gravita en la economía global.

    Sin estridencias, sino en simple reconocimiento del mundo de hoy, se abrió esta nueva etapa en la historia de la política exterior dominicana, que cierra el primer ciclo con la visita del presidente Danilo Medina a la nación asiática.

    Al margen de las consideraciones geopolíticas, que no deben soslayarse, lo importante es que República Dominicana se expande al mundo y busca nuevas oportunidades de negocios e inversión. Es un derecho legítimo.

    Esta visita de Medina, la primera de un estadista dominicano a la gran nación asiática, está llena de expectativas y esperanzas, toda vez que el nuevo socio aboga por una relación equitativa, de conveniencias para las dos partes.

    Todavía no conocemos los acuerdos que habrán de negociarse, ni las potenciales inversiones o financiamientos que puedan ser pactados. Lo interesante es que estamos ante una relación nueva que puede resultar provechosa, especialmente para una pequeña economía que busca seguir creciendo.

    Deseamos que la presencia en China del presidente Medina resulte beneficiosa y sirva para fortalecer los vínculos entre los dos pueblos.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.