PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El Corpus Christi, conocido igualmente como Cuerpo de Cristo o Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, es una festividad móvil del calendario litúrgico católico.

Hoy es el día en que se celebra en República Dominicana esta eucaristía establecida para adorar la presencia de Jesús y seguramente en cada parroquia habrá ceremonias, misas y jornadas de oración, como sucede todos los años.

Pero también es un día propicio para que los verdaderos cristianos reflexionen sobre los desafíos que plantean los tiempos que corren y algunos peligros que coexisten dentro de las mismas comunidades.
El verdadero cristiano defiende su fe pero también es consciente de que los que piensan distinto merecen su respeto, el sectarismo religioso ya ha hecho suficiente daño a lo largo de la historia como para no pasarlo por alto en nuestros días.

Si bien no abundan en estos días los que estén dispuestos a perdonar los pecados ajenos, tampoco el fundamentalismo religioso marca la agenda de nuestro país, donde la libertad de cultos se vive y se palpa de distintas maneras.

Y aunque ya hemos dejado atrás oscuras épocas en las que se mataba y se torturaba en nombre de Dios, siempre es bueno estar alerta ante las posibilidades de que aparezcan “iluminados” que pretendan erigirse en supuestos redentores de la humanidad.

Es preciso también, estar atentos a la presencia de los falsos profetas, de ciertos cristianos cuya actitud farisaica se basa en proclamar sus bondades a los cuatro vientos mientras sirven a oscuros intereses y se sirven ellos, siempre con la cuchara grande.

Vivimos en un mundo lleno de modernos Pilatos, que como decía Jesús, “aman los primeros asientos” en las ceremonias pero se lavan las manos con facilidad asombrosa ante los problemas acuciantes de sus comunidades y se lucran de la pobreza y de la miseria de sus semejantes.

Los buenos cristianos, que por suerte son mayoría, celebrarán esta jornada en un clima de reflexión y de recogimiento, y ojalá que eso sirva para que retornen mañana a sus tareas, a sus respectivas misiones, con energías renovadas a seguir trabajando por un mundo mejor.

Posted in Editorial
agency orquidea

Más contenido por Redacción