Hay que ponerle fin

    Compartir

    Las cifras de siniestralidad en materia de tránsito plantean en grado extremo que ya el país está en el umbral de una catástrofe, caminando sobre un pantano que a medida en que avanza, más se hunde.
    Las estadísticas muestran un panorama preocupante y hasta horripilante. También presentan un escenario social y económico de difícil sostenibilidad.

    El experto en seguros Osiris Mota reveló algunos casos y confirmó otros, de cifras acerca del impacto de los accidentes tránsito que son sencillamente aterradoras, alarmantes. Detalló un balance anual provocado por accidentes de tránsito de 2,400 muertos, 25,000 lesionados y discapacitados, con un costo de 60,000 millones de pesos, cifra que dolarizada supera los US$1,000 millones.

    Ayer este periódico publicó como foto principal una gráfica mostrando centenares de vehículos retenidos, principalmente motocicletas, en los centros de retención del Intrant, por remociones hechas por la Digesett (antigua Amet) asociadas a violaciones a la ley de tránsito.

    Lo que la foto refleja es la gran circulación vehicular en violación a las disposiciones legales. Y las cifras referidas por el experto asegurador cuantifican el impacto económico que genera el problema del tránsito, que además de miles de muertes, cada año deja a miles de personas con lesiones permanentes, las que se convierten en cargas fijas para sus familiares y para la sociedad en general.

    Según expone el economista Arismendi Santana, experto en Seguridad Social, los 60,000 millones estimados como gasto anual en atención médica por accidentes de tránsito, superan ampliamente la asignación presupuestaria anual a los centros públicos de salud.

    Que la República Dominicana sea líder mundial en siniestralidad por accidentes de tránsito, ¿qué sentimiento debe producir?
    ¿Vergüenza o pena?

    Ninguno resuelve el problema. Una opción preventiva sería la adopción de una campaña educativa, y como contraparte aplicar una mayor rigurosidad en la aplicación de la ley, para bajar el manejo imprudente, factor que está presente en la mayoría de los casos, más en los que están envueltos motoristas, que se involucran en el 78% de los accidentes. Las motos representan más de la mitad del parque vehicular, que en un 40% carece de seguros.

    Son situaciones que el país no puede darse el lujo de prolongar. Hay que ponerle fin cuanto antes mejor.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.

    Compartir