Más preocupaciones

    Compartir

    La pandemia de la COVID-19 apunta a ser el tema de salud dominante por los próximos años, a nivel mundial. No solo porque no se sabe cuándo desaparecerá ni cuándo habrá medicina curativa o preventiva definitiva.
    Ahora el nuevo tema de preocupación es el seguimiento y monitoreo a los que fueron afectados y se recuperaron, pues según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el impacto de la enfermedad deja una amplia secuela que la hacen o convierten en una amenaza de canal de transmisión para otras dolencias. Ya no sólo son preocupantes los casos graves y las muertes por COVID-19 en el mundo. Según dijo esta semana la OMS en Ginebra, ya se empiezan a ver efectos en corazón, cerebro, pulmones o salud mental”, como consecuencia del COVID-19.

    Es como una Caja de Pandora. No hay hasta el momento nada definido y sí muchas posibles y preocupantes sorpresas, principalmente a largo plazo.

    “No sólo nos inquietan los casos, las hospitalizaciones o las muertes, sino los impactos a largo plazo que empezamos a ver en individuos que incluso pasaron la enfermedad con síntomas leves”, señaló ayer Van Kerkhove directora técnica de la OMS para la COVID-19.

    El tema surge en momentos en que el Covid-19 está en un comportamiento expansivo en Europa, donde tiene actualmente tres veces más contagios diarios que en los meses de marzo y abril. Lo único de menor preocupación es que ahora hay cuatro veces menos fallecidos. Localmente, las cifras de contagios oscilan. Hasta el pasado fin de semana se estuvieron difundiendo por tres días seguidos en una media de 400 casos diarios. Esta semana ha bajado y al día de ayer se reportaron 165 nuevos casos, al corte del lunes último. La tasa de mortalidad y de otros indicadores vinculados al manejo de la pandemia, como el uso de camas y ventiladores, han descendido.

    Pero no es tiempo de cantar victoria ni de bajar la guardia porque si a nivel mundial hay recrudecimiento de la expansión, nada exonera al país de un rebrote masivo. El COVID-19 es una pandemia, y República Dominicana es un país abierto, sin restricciones para visitantes extranjeros.

    Lo mejor que se puede hacer es mantener las medidas preventivas que describe el protocolo de las autoridades de Salud. Cero distracción y cuidado con flexibilizar su aplicación.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir