Más sobre el salario

    Existe gente en el litoral de los patronos que se disgusta cuando se dice de ellos que a la hora de discutir sobre el alza salarial se vuelven conservadores y escurridizos. Y eso, sin agregar que también se enojan cuando le imputan que en el Comité Nacional de Salarios tienden a jalar hacia el sector empresarial que representan en desmedro de otros sectores, principalmente de los empresarios más pequeños.

    Otros que ponen mala cara son los dirigentes de las centrales sindicales, sobre los que por respeto a figuras históricas en su seno obviamos resaltar que se adjudican un liderazgo que no tienen y que están dispersos, además de tener poca sustancia, por no decir ninguna, entre los asalariados.

    Nuestro punto de vista sobre el ajuste del salario mínimo parte del reconocimiento de que es una decisión tradicionalmente compleja, y más ahora por la crisis sanitaria y por los estragos que ésta ha provocado en la economía.

    Discutir hoy el alza salarial en ese contexto se torna más complicado que nunca antes, y de ahí la necesidad de ser realistas, por lo que a la vez que justificamos la necesidad de recuperar la pérdida de poder adquisitivo, advertimos que un aumento excesivo terminaría por destruir más empleos.

    Pero en lo que no tenemos dudas es que desde ya debe producirse un incremento del salario mínimo privado del sector no sectorizado, que ese aumento tiene que estar acorde con el promedio de la variación de los precios de los últimos dos años, y que además debe incluir la inflación transitoria registrada en los meses recientes.

    Ese promedio rondaría, como lo calculamos ayer, entre 12% y 15%, sin dejar de tomar en consideración el tamaño de las empresas.

    La recomendación a los sindicalistas es que ya no insistan en apuntar con carabina vacía, como lo hacen cuando piden un aumento del 40%.

    Y a los patronos, con todo y que comprendemos sus apremios por la pandemia, sugerimos que se identifiquen con un monto “decente”, moderado o alcanzable, que pueda servir para solventar lo básico y que no persistan en una negativa que torne inútil toda negociación.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.