Otra vez la comunicación

    Hemos dicho que uno de los problemas que más ha confrontado la autoridad con el plan de vacunación es el pobre manejo de la comunicación y con ella las recurrentes discordancias. Desde el pasado fin de semana, alentaban en el sentido de que la campaña continuaría ayer miércoles 24 con la aplicación de la segunda dosis.
    El pasado martes, el propio presidente Luis Abinader exhortó a los vacunados a acudir a los centros de vacunación a recibir la segunda dosis. “Empieza ya de manera masiva la segunda dosis a los más de 778 dominicanos que se vacunaron con Sinovac y en los próximos días llega un millón más de vacunas, y seguirán llegando”, dijo durante el inicio de un proyecto hotelero en La Romana.

    Igual el martes, el mismísimo ministro de Salud Pública también convocó a quienes habían recibido la primera dosis, y precisó que solo serían vacunadas aquellas personas que tenían pautado en sus tarjetas recibir la segunda dosis en esa fecha, 24 de marzo.
    Pero ayer, cuando los ciudadanos se dirigieron a los centros de vacunación a recibir las dosis correspondientes, los servicios no estaban disponibles, y el desconcierto entre los ancianos se generalizó, y no ocultaban su frustración.

    Ayer, Francisco Gómez Sánchez, director del Área V de Salud Pública, confirmó lo que ya habían visto los periodistas: No se estaba suministrando la segunda dosis del biológico. “Todavía no hemos comenzado la vacunación. Posiblemente estaremos iniciando la semana que viene en el Centro Olímpico, la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, el Colegio Médico Dominicano y en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.” En cambio, suministraban las vacunas a los militares y policías.

    Es más que evidente la dispersión en el manejo de la información, y una cosa buena como el programa de vacunación la convierten en un valor negativo ante cada ciudadano que acude al centro y se encuentra con el hecho de que nada está ocurriendo, contrario a lo anunciado el día antes por las autoridades.

    Desconcertante, ¿verdad? E inexplicable, porque se supone que tienen toda la información y las herramientas bajo control.
    Deben mejorar la política informativa para que el programa de vacunación funcione mejor.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.