Y ahora, el arroz

    Compartir

    Es curioso cómo las autoridades hablan de evitar las alzas de precios en productos básicos y esenciales de la canasta alimenticia.
    Ya vimos cómo se trató de impactar en los precios del pollo, que junto con las habichuelas y el arroz constituyen el fundamento más extendido de la mesa criolla del mediodía.

    Mediante un programa de compra y venta muy poco significativo se hizo un ejercicio de relaciones públicas que a la postre resultó un fiasco. Ya sabemos que el precio de la libra de pollo alcanza en algunos sitios “matado” hasta RD$75. Y en los supermercados, que es otro mundo, entran en juego otros criterios, como las piezas. No es lo mismo el ave entera congelada, que la pechuga, los muslos, el hígado, la molleja o las patas.

    La cuestión es que han cambiado realidades del mercado. Han aumentado los insumos para la alimentación de las aves, y por más que se diga que sembrarán maíz y sorgo, se trata de anuncios que tomará tiempo materializar, y más aún, cosechar.

    Ahora el arroz entra en escena. El gobierno dice que no habrá aumento de precio, pero no hay garantía de que será así, porque el mercado impone sus reglas. Si la oferta está por debajo de la demanda, o se prevé que eso puede ocurrir, más que declaraciones o resoluciones, procede adoptar medidas. Ahí están disponibles los contingentes previstos en los acuerdos del DR-Cafta para este año.

    El arroz, mucho más que el pollo, se ha dicho siempre, es un producto político. No debe faltar en la mesa criolla. El gobierno debe adoptar políticas para que eso ocurra.

    En teoría se entiende que el precio del arroz debe ser determinado por la Comisión Nacional Arrocera, pero ese ente no se reúne. No había sido necesario, porque el mercado se regula solo. Además, el arroz siempre ha tenido múltiples precios, según el tipo. Para saberlo solo habría que visitar el supermercado o el colmado, en saco o en fundas y marcas.

    No significa que la especulación no ronde por las esquinas, pero la misma solo tiene espacio si se desatan períodos de escaseces.
    El gobierno debe ver la cuestión de los suministros alimentarios desde una perspectiva realista.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.

    Compartir