Cuentas, no cuentos

¡Ojalá que los nuevos miembros de la Cámara de Cuentas conozcan la gran importancia de esta institución! ¡Ojalá que sepan que es un instrumento esencial para la prevención y castigo de la corrupción estatal! ¡Ojalá se percaten de que es un órgano descentralizado y autónomo de alcance nacional, y no una dependencia de la Presidencia de la República! ¡Ojalá se dediquen a fiscalizar la ejecución presupuestal de todas, absolutamente todas las instituciones del Estado! !Ojalá se empoderen plenamente del interés social! ¡Ojalá, pues, que ejerzan su poder y decidan firmemente que deje de ser una Cámara de Cuentos!... (¡Ojalá!).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.