Inutilidades de Estado

Una de las grandes entretenciones de nuestros gobernantes, a todo lo largo de esta historia de absurdos, es crear organismos esencialmente inútiles, por carecer de inteligencia, planes, propósitos, recursos, mística y compromiso social. Y, así, somos el Estado más hipertrofiado del mundo, con casi la décima parte de su población en tan grande burocracia (sin contar nominillas, botellas y botellones). Por ejemplo, dígame usted para qué sirven, qué hacen, dónde quedan, quiénes dirigen los ministerios de la Juventud y de la Mujer… (Tan discretos, que no aparecen ni siquiera en las páginas de muñequitos de los diarios).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.