Ni un corrupto preso

Según la Finjus (¡gran clavo en el zapato del bandidaje!), desde 1983 se han abierto en la “Justicia” (en este caso caben muy bien las comillas) más de 100 (sí: más de 100) expedientes de corrupción, sin que se haya dado ninguna sentencia y, por tanto, no hay entre nuestros más de veinte mil presos ni un solo corrupto. Pero hablamos de los casos que han llegado a los tribunales, que son muchísimo menos que los sabidos y sospechados, pero no perseguidos. Porque la corrupción salpica a todo el sistema político, gobierno y oposición… (y eso explica el “deja eso así” desde arriba que tanto suena en los oídos de jueces y fiscales).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.