Un grito se repite

Recuerdo la poblada de abril de 1984, cuando este pueblo se desbordó bajo un grito iracundo: “¡Bajen la comida!”, pues el alza de precios de los alimentos, impuesta por las políticas fondomonetaristas, no tomaba en cuenta que la gente comía todos los días. Recuerdo los mítines, los asaltos a supermercados y, sobre todo, la matazón de gente en las calles. Recuerdo que Jorge Blanco y Peña Gómez no sabían qué hacer (y no hicieron nada). Recuerdo todo aquello, como también lo recuerda Luis Abinader, entonces de 17 años, pues aquel grito hoy vuelve a repetirse:
“¡Bajen la comida!”…(Ojalá que aquello no se repita).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.